Torcal de Antequera (18/nov/2017)

Tras la anterior excursión a la Sierra de Utrera, en noviembre repetimos con los paisajes kárksticos, en este caso al Torcal de Antequera. Luis contactó con José, un amigo suyo cabrero de la zona, que nos llevó por una parte del Torcal en la que ninguno habíamos estado antes. Iniciamos la excursión junto al Cortijo de los Navazos, donde aparcamos los coches. Para llegar hasta allí fuimos por Villanueva de la Concepción. En el pueblo seguimos las indicaciones de La Joya. Seguimos un par de kilómetros por la MA-3403 hasta la indicación de La Joya y Los Nogales. Seguimos algo más de 3 km hasta llegar al Hotel La Posada del Torcal, que está en un cruce en el que un indicador de madera señala que se llega Lomas de Tienda si se sigue recto. Nosotros cogemos el camino que va al norte, que queda a nuestra derecha. Es el antiguo Cordal de Antequera y lo seguiremos bordeando el Torcal hasta la explanada que hay después del Cortijo de los Navazos. Ahora también forma parte de lo que han llamado el Camino Mozárabe de Santiago. En el camino nos encontramos con una valla para el ganado que abriremos para pasar y que deberemos dejar cerrada cuando pasemos para evitar que pasen las vacas.

En la explanada nos estaba esperando José, que nos guiaría el resto del día. Empezamos el día andando por el carril de tierra (el camino mozárabe de Santiago) hacia el norte, para asomarnos por el Puerto de la Escaleruela a la Vega de Antequera. No andamos mucho, porque no queremos perder mucha altura, sino lo suficiente para ver Antequera, la vega y la Peña de los Enamorados. Volvemos hasta el llano donde hemos aparcado los coches e iniciamos el camino hacia el Torcal. Ahí vemos algunas piedras de molino que no llegaron a terminarse y los restos de la casa en la que vivía la familia que se encargaba de cuidar y explotar aquel llano. José nos señala la parte donde estaba la era.

El camino nos adentra en el Torcal en dirección este, ligeramente sureste, por un vallecito que va dejando al sur (a nuestra derecha en ese momento) paredes cada vez más altas y escarpadas. La vegetación se compone principalmente de un encinar muy disperso y de majuelos. Todo el paisaje a nuestro alrededor es el típico del Torcal, pero no tan espectacular en la vaguada por la que vamos pero sí en las paredes por cuya base vamos avanzanzdo. El camino que seguimos no está señalizado pero se adiniva más o menos bien. La pendiente es bastante suave. Vemos los restos de un nido de tabarros terrizos que ha sido desenterrado por un tejón, según aventura Esteban.

Tras unos 2 km de camino tomamos el desvío que sube más al norte (a nuestra izquierda en ese momento), y dejamos la vaguada principal. En el cambio de rasante se vuelve a ver la Vega de Antequera, con Archidona enfrente de nosotros y la Peña de los Enamorados más al oeste. A partir de ese momento empezamos un tramo circular en el sentido de las agujas del reloj. En esa parte del camino paramos a ver los restos de unos corrales y un dolmen, de aproximadamente 1 m de altura. Como ya era la hora, salimos del camino a una dolina cercana en la que almorzamos protegidos de la brisa, que era fresca. Tras el avituallamiento, continuamos completando el tramo circular y llegamos al camino por el que habíamos venido. Ya solo nos faltaba volver a los coches disfrutando de las formaciones rocosas del paisaje y algunos fósiles de ammonites que encontramos.

Este es la ruta de la excursión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Almendrón, Sierra Almijara (25/oct/2008)

Geocomentarios

Otras direcciones con información sobre rutas de Málaga