4 dic. 2016

Tajo del Canalizo (14/may/2106)

En mayo tuvimos otra vez la suerte de que nuestro amigo Andrés nos hiciera de anfitrión por la Sierra de las Nieves, un suceso que últimamente está tomando visos de convertirse en costumbre. En esta ocasión, el motivo, o la excusa, era llegar hasta el pinsapo del Tajo del Canalizo, poco conocido a pesar de no estar lejos de uno de los caminos habituales de la Sierra, el que lleva del Cortijo de Quejigales a la Torrecilla. Otro aliciente era ver una de los lugares en los que crece la atropa bética.

La excursión empezó en el Cortijo de Quejigales y seguimos el camino que lleva a las cañadas por las que se sube a la Torrecilla. Sin embargo no subimos por ninguna de las cañadas que son la subida habitual, sino que continuamos por el camino y dejamos a nuestra derecha la Cañada del Cuerno y la Cañada del Enmedio. Por esa zona vimos un bebedero de águilas calzadas y un grupo de buitres que iba levantando el vuelo desde los pinsapos que había a los pies de las cañadas. Andrés nos contó la historia de los botánicos Cuatrecasas y Gross y su relación con los pastores de la zona para encontrar la atropa bética.

A mitad de camino entre el cruce con la cañada del Enmedio y la cañada de las Ánimas, el camino por el que vamos se transforma en un senderito de tierra, bien marcado y que se puede seguir fácilmente. Es en esa zona, en la parte baja de la cañada de las Ánimas donde llegamos al pinsapar que buscábamos. Es un pinsapar muy agreste, antiguo y con ejemplares de gran porte. Según vamos saliendo del pinsapar tenemos en frente el cerro Fatalandar, con su característica pared, bajo la cual hemos fatalandado unas cuantas veces. Nosotros empezamos a subir girando hacia el oeste, porque nuestro objetivo es hacer un recorrido circular por la base del Cerro de los Enamorados. En la subida pasamos junto a la Fuente del Canalizo y aprovechamos para hacer una parada para un refrigerio.

Seguimos subiendo por el sendero, guiados por hitos de piedra, hasta llegar al Tajo del Canalizo, una subida exigente. Continuamos por el sendero y poco después nos cruzamos con el camino que viene desde Puerto Saucillo, que corresponde con el sendero señalizado PR-A 351, de Puerto Saucillo a la Torrecilla. Ahora vamos en dirección suroeste y pasamos por debajo del Cerro de los Enamorados. La siguiente zona por la que pasamos es el quejigal, con esos quejigos con el aspecto fantasmagórico que les ha dado el carboneo, las duras condiciones ambientales y la falta de hojas típica de esa época del año.

Continuamos por el camino y vemos un magnífico nevero primorosamente reconstruido. Sorprende el tamaño, muy superior a como lo había imaginado. Llegamos hasta el cruce con el camino a la Cañada de las Ánimas y ahí discutimos por dónde bajar. Al final acordamos continuar hasta conectar con la Cañada del Cuerno y bajar por ahí hasta el camino original, casi al lado del Cortijo de Quejigales. La bajada por la Cañada del Cuerno, como siempre, nos quita el aliento con su belleza.

Estas son las fotos de la excursión.

Este es el track de la excursión.


No hay comentarios: