6 dic. 2016

Sierra Nevada. Puente Palo y Laguna de la Mosca (18 y 19/jun/2016)

Siguiendo la costumbre, guardamos el penúltimo fin de semana de junio para ir a Sierra Nevada con nuestros amigos de Granada. Aunque este año, en contra de la costumbre, reservamos el sábado para hacer la ruta corta y el domingo para hacer la ruta larga.

La base de operaciones fue Capileira. El sábado por la tarde se hizo una ruta desde Soportújar al área recreativa de Puente Palo subiendo por el barranco del Río Chico. El camino coincide con el sendero señalizado PR-A 22.

La ruta del domingo era a la Laguna de la Mosca, al pie del Mulhacén. Madrugamos para coger el domingo la lanzadera que nos dejó en el Alto del Chorrillo. Desde allí se puede ver al sur la Sierra de la Contraviesa delante del Mediterráneo y al Oeste la línea de cumbres en la que está el Veleta. Hacia el este sale el camino que baja a Trevélez. Nuestro camino nos lleva hacia el norte. Poco después encontramos una primera bifurcación. Hacia el oeste (a nuestra derecha), el camino que baja al refugio del Poqueira. Al este (a nuestra izquierda), el sendero por el que se sube a la cima del Mulhacén o se va a Siete Lagunas. Nosotros seguimos recto y vamos rodeando el Mulhacén por su ladera oeste, con una suave pendiente que no nos castiga mucho. Más adelante un hito señala el inicio de otro sendero que sube a la cima del Mulhacén.

Nosotros seguimos por el sendero hasta llegar al Puntal de la Laguna de la Caldera. Allí encontramos la Laguna de la Caldereta, la Laguna de la Caldera y el refugio. Nuestro objetivo está pasado el Collado de la Mosca, continuación de la ladera del Mulhacén. Salvamos el desnivel por el sendero que sube casi directamente y en la parte superior podemos ver el nuevo paisaje: la Hoya de la Mosca, con la Laguna de la Mosca en el fondo, la Alcazaba y los cortados del Mulhacén, que contrastan con la suave loma por la se sube desde el sur.

En ese momento empezaron las disensiones. Una parte del grupo no se ve con fuerzas o ánimos de continuar hasta la Laguna y prefieren volver y esperar al resto junto a la Laguna de la Caldera. Los que bajamos lo hicimos con mucho cuidado porque apenas hay un sendero estrecho, que en ocasiones no se sabe por dónde sigue, la pendiente es muy pronunciada y hay zonas de rocas grandes por donde es difícil pasar. Sin embargo, la bajada merece la pena porque la Laguna de la Mosca es preciosa, como otras lagunas de Sierra Nevada. Una vez en la laguna, seguimos el camino hacia la base de la Alcazaba, porque nos habían dicho que el paisaje se abría allí de forma espectacular. Recorrimos más o menos un kilómetro por un senderito que no parecía existir desde lejos. Desde ese punto se veían espectaculares las chorreras que salían de la laguna. Aunque el camino prometía, nos dimos la vuelta para no hacer esperar demasiado a los que se habían quedado en la Laguna de la Caldera.

La vuelta fue por el mismo camino, sin sucesos dignos de mención. Llegamos a tiempo a la parada de la lanzadera, no como otros tres pasajeros a los que tuvimos que esperar y que no se dignaron ni a darnos una disculpa protocolaria.

Este es el track de la subida a la Laguna de la Mosca. Falta la vuelta pero es por el mismo sitio.

Estas son las fotos de la ruta a Puente Palo. Y estas son las fotos de la subida a la Laguna de la Mosca.