26 dic. 2016

Sierra de Cártama (12/nov/2016)

La ruta de noviembre fue una invitación de Esteban, para que conociéramos su tierra. Hubo varias alternativas y al final hicmos una ruta por la Sierra de Cártama (Málaga), con subida al Pico del Águila, en la zona de Sierra Llana, y visita a la ermita y los restos del castillo de Cártama.

Esta modesta sierra, de unos 5'5 x 3 km de extensión, se divide en dos partes, Sierra Llana al este, con el Pico del Águila (404 m de altitud) como punto más elevado, y Sierra de los Espartales, con el cerro Campo Viejo (435 m de altitud), como punto más alto. La sierra se divisa desde casi todos las cimas altas de la provincia de Málaga, aislada en el valle del Guadalhorce, lo que significa que desde ella se tiene una vista casi completa del arco de montañas que casi rodea a la provincia de Málaga, desde la Sierra de Alhaurín y Mijas, Sierra Blanca, el Juanar, Sierra Bermeja con los cuchillos de Sierra Canucha, la Sierra de las Nieves con el Torrecilla, Sierra Prieta y Cabrilla, Alcaparaín y la Siera de Aguas, el desfiladero de los Gaitanes, el Huma y el Capilla, el Camorro Alto, el Torcal y la Sierra de Cabras, la Sierra de Camarolos y el Chamizo, la Sierra de Loja, la Sierra de Tejeda con la Maroma y el Lucero, y la Sierra de Almijara. En medio, los Montes de Málaga, el valle del Guadalhorce y la hoya de Málaga. Y la fila de aviones aterrizando en el aeropuerto. Fue una pena la bruma que difuminaba la vista, con el cielo claro de unos días antes el espectáculo habría mejorado mucho.

Nuestro recorrido empezó en la parte norte de la sierra. Desde el polígono industrial anexo a Cártama tomamos la carretera A-7052 hacia Churriana, de la que salimos algo así como un kilómetro y medio después, donde el restaurante "El Tintero Campero". Seguimos por un carril aproximadamente un kilómetro hasta llegar a una antigua cantera que, según nos contó nuestro guía del día, había sido usada por el ejército como campo de prácticas de tiro.

A partir de ahí, empezamos a subir por un carril terrero, con una pendiente notable, que rodea la colina por la que subíamos por el sureste. Este carril dura más o menos un kilómetro y medio. Cuando se acabó el carril subimos hasta la línea de cumbre, medio siguiendo un senderito medio por mitad de la vegetación. Ahí ya vimos nuestro primer hito del día, el Pico del Águila. En vez de ir directos, bajando y subiendo el barranco que nos separaba, dimos un rodeo semicircular. Primero seguimos el senderito hacia el sur y llegamos a un carril que habíamos visto enfrente a media ladera. Seguimos ese carril, en el que nos encontramos a varias personas adiestrando perros de caza y a un guarda forestal, que nos dijo que calcula que hay unas 40 cabras montesas en la sierra (no vimos ninguna). Continuamos al oeste por el carril hasta que se terminó y desde allí empezamos la subida al Pico del Águila, muy directa, otra vez medio por senderito, medio por las bravas. Como he comentado antes, la vista desde el pico es espectacular.

Desde el pico bajamos a la zona de Viñas Viejas, al pie del Pico de Umbría, que veíamos enfrente de nosotros. Desanduvimos hasta llegar casi al extremo del carril por el que habíamos venido y bajamos en dirección oeste por un sendero que nos dejó junto a las primeras casas de la zona y la bodeja "Sánchez Rosado".

Esta primera parte, hasta llegar a las casa de Viñas Viejas es la que mereció más la pena de nuestra caminata, ya que discurre por una zona sorprendentemente agreste, teniendo en cuenta lo humanizado de todo su entorno, con un monte bajo muy interesante. Hay numerosos palmitos, lentiscos, acebuches, coscojas, romero, tomillo y otros arbustos y plantas mediterráneos.
Seguir Leyendo Desde Viñas Viejas anduvimos por el carril en dirección a Cártama (primero al noroeste y después vira al oeste) para visitar el siguiente hito, la ermita y los restos del castillo de Cártama. Este segundo tramo no es tan agradable, aunque vimos detalles interesantes, como el encinar de las viñas, el resto más notable de los encinares que hubo en la zona. Esta parte discurre por carriles que a veces tienen pendientes muy acusadas y están cementados y muchas de las viviendas por cuyo lado se pasa son una triste muestra de dejadez y falta de gusto y respeto por el entorno. La ermita se conserva muy bien por fuera pero no pudimos entrar a ver el interior porque estuvimos fuera del horario de apertura. Del castillo se conserva poco, algunos trozos de muros y de torres, recientemente estabilizados con cemento.

El último hito, y punto final del recorrido era la pedanía de Torrealquería. En primer lugar, bajamos el camino de la ermita hasta volver a encontrar el carril por el que habíamos venido. En ese cruce ignoramos el cartel que indicaba "Torrealquería 3'2 km" por el PR-A 294. Esa opción significaba volver a la zona de Viñas Viejas y la bodega "Sánchez Rosado" a la que habíamos bajado desde el Pico del Águila y seguir ese carril (llamado Carril de la Torre) hasta Torrealquería. Seguimos por el camino indicado "Sierra de los Espartales" por el PR-A 295. Ese carril nos llevaba hacia el sur. Unos 500 m después llegamos a un cruce en el que salía una alternativa hacia el oeste (a nuestra izquierda). Esa alternativa lleva al Camino del Lagar del Inglés, que es otra forma de llegar a Torralquería. Nosotros, sin embargo, seguimos hacia el mismo carril hacia el sur, y unos 200 m después encontramos otro cruce, en el que los indicadores de los senderos señalizados aclaran que se separan los dos. Nosotros seguimos hacia el sur las indicaciones del PR-A 294 hacia Torrealquería (es el llamado Camino de Montoro). Unos 2'5 km después ese carril conecta con otro principal que es el que nos lleva finalmente a Torrealquería.

El camino de la ermita a Torrealquería fue en parte similar al segundo tramo, todo el rato por carriles, con pendientes muy pronunciadas, mucho cemento y demasiadas casas de vecinos a los que no parece importarles ni el estado en el que está su vivienda ni la suciedad o los escombros que estropean tanto el entorno. Aunque es una zona poco arbolada, se pueden ver algunos ejemplares muy notables de algarrobos y algunas encinas sueltas.

Ya junto a la población hay una zona de regadío, que según no explicaron, era antes zona de olivos y encinas, que quitaron para plantar estos regadíos.

Durante el camino recorrimos parte de los senderos PR-A 294, circular de Torrealquería, y PR-A 295, circular de la Sierra de los Espartales (track de FEDAMON, descripción del Comando Preston).

Este es el track de la excursión.

Y estas son las fotos de la excursión.


No hay comentarios: