8 dic. 2016

De Getares a Tarifa (17/sep/2016)

El inicio de la nueva temporada de rutas tras el descanso veraniego no fue una ruta fluvial, como estábamos acostumbrando, pero sí acuática, para evitar pasar mucho calor. En concreto nos fuimos hasta el Parque Natural del Estrecho, en Cádiz, para recorrer el camino entre Punta Carneros, en Getares, y Tarifa, de unos 20 km de longitud.

Fue una ruta con unas vistas absolutamente espectaculares, por el mar, los acantilados, las playas, las rocas y el perfil de la costa africana de Marruecos en frente de nosotros. La ruta la empezamos en la urbanización El Faro de Punta Carnero. Bajamos hasta la playa y junto a la caseta de la asociación de vecinos arranca un sendero que discurre entre la puerta de varias casas y la playa. En cuanto se acaban las casas empieza la parte del Parque Natural en todo su esplendor. En esta primera parte, el monte tiene mucha vegetación, en especial monte bajo, con mucha presencia de palmitos y lentiscos, entre otros. En algunos momentos la vegetación es tan densa que se anda a través de un túnel abierto en la vegetación.

La línea de la costa está formada principalmente por acantilados, con algunas calas que formas preciosas playas en las que, sin embargo, es difícil bañarse porque el fondo es muy somero y está cubierto de piedras. La primera cala destacable es Cala Arenas, cuyo fondo tiene varios tonos de azules que contrastan muy fuertemente entre sí. Otra de las principales playas es la del Tolmo, la más extensa del recorrido, en la que tampoco nos pudimos bañar. Sí que encontramos numerosas personas pescando en las playas. Uno de ellos nos enseñó un pez escopeta, que tienen la peculiaridad de que poseen una espina dorsal que es imposible de abatir empujándola pero, si se empuja la segunda espina dorsal, el gatillo de la escopeta, se baja también la primera espina dorsal. Otra playa reseñable es la de la Arenilla, donde sí nos bañamos aprovechando un pasillo en el centro de la cala que permitía entrar cómodamente al agua.

Una buena parte del fondo de la costa está formado por plataformas de abrasión, o flyschs, visibles cuando la marea está baja. Son superficies en las que se alternaban dos materiales, unos duros, calizas y areniscas, y otros más blandos, margas y arcillas, en los que la erosión ha dejado una superficie plana con múltiples surcos, como si fuera un campo arado.

Nos quedamos sorprendidos con la cantidad de restos de pateras y embarcaciones neumáticas que había en las playas, indicadores de historias de emigrantes y de drogas, suponemos.

Por supuesto, como era de esperar en una zona de frontera tan sensible, vimos varias torres vigías (la del Fraile casi en ruinas y la del Guadalmesí perfectamente restaurada), antiguos cuarteles de la Guardia Civil abandonados y restos de fortificaciones y búnkeres, cerrados con cemento para impedir el acceso a su interior.

A mitad de camino está el poblado de Guadalmesí, en la desembocadura del río del mismo nombre, con una estupenda torre vigía completamente restaurada. A partir de ese punto, el camino sigue la señalizaciones de la vía pecuaria entre Tarifa y Algeciras. En esta parte la vegetación es mucho más escasa, posiblemente debido a la presión del ganado. Para llegar a Tarifa hay que atravesar múltiples barrancos y vaguadas. La llegada a Tarifa termina esta ruta al pie del castillo de Guzmán el Bueno.

Como es una ruta lineal larga, decidimos alquilar un microbús en Málaga, que nos dejó en Punta Carnero y nos recogió en Tarifa.

La segunda parte del camino coincide con el Sendero Señalizado Colada de la Costa - Huerta Grande, aunque este acaba tierra adentro en vez de seguir todo el rato por la costa.

En Rutas y fotos explican el mismo camino con profusión de datos históricos.

El track de la ruta completa se puede descargar de Wikiloc. Estas son las fotos de la excursión. Seguir Leyendo (Aquí escribimos la parte de entrada que veremos extendida)


No hay comentarios: