De Yunquera al Barranco de Hornillos y la Cueva del Agua (13/feb/2016)

El sábado 13 de febrero, catorce caminantes nos dispusimos a seguir el camino que el Ayuntamiento de Yunquera ha señalizado siguiendo las propuestas de la Diputación provincial. Tras asentar los estómagos en el bar Merino, Arantza, Ernesto, Luis, Pepe, Juan Antonio, Teresa, Lola, Pepe Mayorga, Fausto, Diego, Esteban, José Miguel, Alejandro y el suscribiente, Arturo, dejamos los coches junto al campo de fútbol de Yunquera y echamos a andar, cuesta arriba, por el camino que, bien señalizado, se ha denominado "De Yunquera a Los Sauces".

Aunque habíamos pensado llevar vehículos al final del recorrido, decidimos hacerlo en ida y vuelta aunque no llegásemos a Los Sauces, pues el último tramo nos era seguramente conocido y alargaría mucho el día; pero evitar llevar coches al final venía a ahorrarnos alrededor de una hora. Caminamos pues cuesta arriba, ligeramente hacia el Noroeste, dejando el pueblo a la espalda y ganando altitud rápidamente. Tras un tramo encementado, los postes indicadores nos llevaron por una vereda antigua que seguía ganando cota hasta que en menos de media hora nos plantamos en lo alto de una loma desde la que ya veíamos Yunquera a nuestros pies, con la Cabrilla a su izquierda y todo el valle del Guadalhorce al fondo.

A partir del cumbrero de la loma en la que estábamos el camino desciende, ahora hacia el Oeste, yendo resueltamente hacia el fondo de una vaguada donde empieza el pinar que no dejaríamos en todo el día. Al alcanzarse el fondo de esta vaguada el camino, que los mapas llaman de Puerto Saucillo, tuerce un poco, siempre bien señalizado, en dirección Oeste y algo Suroeste, tomando la margen izquierda del barranco, internándose en un hermoso pinar con sotobosque. A los pocos minutos, se llega a una cancela y tras franquearla, llegamos a un lugar donde veremos enfrente, orilla derecha del barranco, una bien conservada calera; a su lado, una enorme roca sustentada sobre bloque menores, remedando un dolmen desproporcionado.

Al cabo de unos centenares de metros, el camino cambia a la margen de enfrente, ganando altitud sin exigencia, y el matorral que medra al amparo del pinar nos distrae con su diversidad moderada. A los 3,6 kms de Yunquera, según reza un cartel indicador, aumenta algo la pendiente y la vereda tuerce un poco hacia la izquierda, más al sur por tanto. Imperceptiblemente se ensancha y termina por llegar a un carril que conocemos; es el carril que desde la carretera que va de Yunquera a El Burgo, llega a la Cueva del Agua. Tomamos el carril durante unos 400 m y una baliza nos sugiere una vereda a la derecha para seguir con nuestro itinerario. Es uno de los tramos más hermosos del día, tramo que ya conocíamos habiéndolo hecho al contrario, viniendo de Los Sauces. La vereda sigue discurriendo por pinar, pero van apareciendo pinsapos de cuando en cuando. Va describiendo una gran curva en torno a la loma que separa el carril de la Cueva del Agua del barranco de los Hornillos.

Seguir Leyendo Algo más de un cuarto de hora después de salir del carril, llegamos a un magnífico espolón calcáreo desde el que contemplamos, aunque hace minutos que ya se divisaban, la casa de nuestro colega, la Cañada de las Nieves más allá de la Rasa del escribano, y más cerca, el apretado caserío del Convento de las Nieves. A nuestra izquierda, bajo nuestros pies, el profundo barranco de los Hornillos, con su denso pinar. Seguimos el camino, que tras venir llaneando ahora pierde altura poco a poco, pues terminará por llegar al fondo del barranco para ascender después a la divisoria con la Cañada de la Encina y dirigirse al final del recorrido, en Los Sauces. Nosotros no completaremos la propuesta, pues a medio descenso localizamos una senda bastante clara que se abre a la izquierda, en ascenso moderado al comienzo, algo más suave después y un tanto más empinado al final, que en unos veinte minutos nos llevará al puerto de las Palomas (uno más en la toponimia hispana ...), desde donde vemos el carril que antes dejamos, y que al salir a él y tomarlo a la derecha, en un cuarto de hora escaso nos llevó hasta el paraje bien conocido de la Cueva del Agua.

Tras comer resguardados del fresco viento en el abrigo rupestre, iniciamos el regreso, carril hacia abajo, hasta llegar al punto en que salimos al mismo por vez primera; retomamos en descenso el camino de la mañana, camino de Puerto saucillo, y desandándolo regresamos a Yunquera tras poco más de cinco horas de andar, algo más de 13 km y un desnivel máximo salvado hasta los 1546 m desde los 709 m de Yunquera.

Este es el track de la excursión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Almendrón, Sierra Almijara (25/oct/2008)

Otras direcciones con información sobre rutas de Málaga

A la Torrecilla por el Tajo de la Caína (12/abr/2008)