23 mar. 2015

La Fuensanta - Puerto de la Mujer (7/feb/2015)

En febrero hicimos una bonita ruta por la Sierra de las Nieves, en concreto por los alrededores de La Fuensanta. El recorrido pretendía ser una ruta circular que pasara por el Puerto de la Mujer y por el Puerto del Lobo, objetivo que no conseguimos plenamente.

Tras el desayuno de rigor en Yunquera, seguimos con los coches por la carretera hacia El Burgo para tomar el carril de la Fuensanta. La salida es hacia el oeste, pasado el kilómetro 27 de la A-366 y está marcado claramente como acceso al Parque Natura de la Sierra de las Nieves y a las áreas recreativas de La Fuensanta y Los Sauces. Precisamente es en el Área Recreativa de La Fuensanta donde dejamos los coches aparcados, en una explanada a poco menos de 3 km del inicio del carril. El carril está en condiciones aceptables, fácilmente circulable en todoterreno o incluso todocamino y con precaución con turismos que no tengan el suelo muy bajo. Si se quiere hacer la ruta circular, se puede empezar a andar por el carril desde donde dejamos los coches aparcados. Nosotros, por evidente pereza, hicimos en coche ese primer tramo de carril, algo menos de 4 km, hasta llegar a un cruce con otro carril.

En ese cruce, la parte del carril que sigue al sur (a nuestra izquierda en el sentido en el que íbamos) lleva al Área Recreativa de Los Sauces el Convento de la Sierra de las Nieves. Nuestro camino, en cambio, era por la parte del carril que seguía al norte. En el primer tramo, el carril gira al noroeste, rodeando el cerro por el que vamos en el sentido contrario a las agujas del reloj. Muy cerca del inicio de este tramo, a unos 100 m, hay una alternativa por un sendero que hace el mismo recorrido pero un poco más elevado. Ambas alternativas se unen cuando ya están yendo al sur, justo antes de dar una pronunciada curva al norte, más o menos a 1,5 km del inicio del recorrido por el carril. Siguiendo el carril hacia el norte, unos 500m después encontramos a nuestra derecha el Puerto de la Mujer, debidamente indicado.

En el Puerto de la Mujer dejamos el carril y vamos hacia el noreste por un sendero que se ve claramente en la explanada del puerto. Este sendero discurre por un bonito paisaje, la mayor parte pinar de repoblación y es muy fácil de andar, está bien marcado y se pierde altitud casi todo el camino (el punto más alto del recorrido está al lado del Puerto de la Mujer y el más bajo es el de inicio, en el aparcamiento de La Fuensanta). Como ninguno de los presentes había hecho previamente el recorrido (alguno de los ausentes sí, pero eso es como tener un tío en Graná), empezamos a preocuparnos por si nos habíamos pasado el punto en el que teníamos que bajar, el Puerto del Lobo. Según nuestras indicaciones, tenía que estar claramente señalizado, como estaba el de la Mujer, pero veíamos abajo cómo La Fuensanta se estaba quedando atrás.
Seguir Leyendo
Después de deliberarlo, optamos por bajar por el camino más corto en vez de continuar por el sendero por el que íbamos. A poco más de 3 km después del inicio del sendero en el Puerto de la Mujer, muy cerca de uno de los indicadores del sendero, bajaba otro sendero hacia el sur que prometía llevarnos a La Fuensanta. Efectivamente, el sendero, también muy fácil de andar nos bajó hasta nuestro destino en menos de 1 km. Sin embargo, ese no era el camino que queríamos haber tomado. Las consultas posteriores a los expertos ausentes, las rutas de otros grupos y las ortofotos nos confirmaron que deberíamos haber seguido algo así como 1 km más por el sendero para llegar al Puerto del Lobo, y de ahí se bajaba por un sendero señalizado a La Fuensanta. Teníamos razón en que la estábamos dejando atrás pero era porque el camino daba un rodeo antes de bajar.

El sendero que tomamos desde el Puerto de la Mujer es parte de varias rutas oficiales señalizadas. La principal es el sendero de gran recorrido GR-243 Sierra de las Nieves, en su etapa El Burgo-Yunquera, como se explica en Sierra de las Nieves. En esta ruta está disponible el archivo para el GPS. También hay un par de senderos locales. El primer es de El Burgo al Puerto de la Mujer (aquí también está la misma ruta). La otra ruta señalizada es el camino de El Burgo a La Fuensanta (aquí está la misma ruta), que incluye el tramo de el Puerto del Lobo a La Fuensanta. En esta ruta está el recorrido completo que teníamos planeado hacer. Más rutas por la zona aquí y aquí.

Estas son las fotos de la excursión.


10 mar. 2015

Sierra Cabrilla por el Puerto de las Abejas, Yunquera (17/ene/2015)

El sábado 17 de Enero, siguiendo lo planeado en las postrimerías del verano anterior, una selecta parte del Seminario Minero Por los Caminos de Málaga subimos a la cumbre de Sierra Cabrilla por un itinerario nuevo, nuevo para nosotros.

Doce desafiantes del aire frío, la mayoría trabajadores activos que no están para ecos de tambores por el momento, desayunamos en el bar Merino de Yunquera donde más o menos confirmamos el camino por el que habíamos pensado acometer la montaña. Íbamos Alberto, Ana, Boris, Carlos, Esteban, Estrella, Fausto, Irene, Lola, Pepe Mayorga, Teresa y el suscribiente.

En los vehículos tomamos el carril que parte del pueblo hacia el Norte dejando a su derecha la cantera; es el camino del Chaparralejo, con tramos cementados y tramos malos para turismos, pero aceptables para todoterrenos. Va ascendiendo hacia Norte y Noreste, dejando a la espalda Yunquera, a la izquierda el cerro vecino al Puerto de las Abejas, teniendo al frente la mole de Sierra Cabrilla, verde la bajera por el pinar, gris claro la somera por la caliza con aulagar.

A unos 2 km el carril tiene una cadena y, aunque estaba quitada, nos pareció sensato dejar allí los vehículos. A pie seguimos subiendo hacia el N, rodeando por su izquierda, o sea, por el Oeste, un cerro completamente cubierto de pinar, aproximadamente a poco más de 1000m de altitud. Al rodear el cerro por el N se pierde altura, descendiendo durante unos 250 m hasta el final del carril, donde hay una finca a la derecha y una espléndida era de empedrado radial a la izquierda. Desde los coches, unos 1100 m, poco más de 3 km desde el pueblo.
Seguir Leyendo
Para comenzar la subida a la montaña, nosotros tomamos unas veredas que se dirigen ligeramente hacia el Noroeste, siguiendo un terreno desbrozado que nos hubiera llevado a las ruinas del Cortijo Mechorro; pero antes, a menos de diez minutos, tomamos a la derecha un cortafuegos empinado que en dirección Este gana altitud fácilmente. Por el cortafuegos suben veredillas aptas para el tránsito; de todos modos, a la parte alta llega desde el final del carril una senda clara que asciende por un pinarillo y que evita el cortafuegos; por ella bajamos al regreso y por ella debiéramos haber subido. Una vez en la parte alta, se llega a un pasillo entre rocas, seguramente una falla con hundimiento, aprovechado por los pastores como redil. Desde ahí, tomamos la ladera Suroeste de la montaña, en un tramo de roquedo con matorral; es la zona más incómoda, pero se compensa con las soberbias vistas que se empiezan a disfrutar sobre Yunquera, la Serranía, con Fatalandar y La Torrecilla alineados, y al fondo, a través del Puerto de la Refriega, las montañas africanas perfectamente recortadas en el horizonte.

Después de este tramo, se va subiendo por la ladera Sur con matorral cada vez más ralo, y llega un momento en que se empiezan a ver amontonamientos de piedras señalando el camino, que se reconoce por el desgaste de la roca a causa del paso del ganado y porque en algunas partes es una verdadera vereda ascendente. Este camino va trazando la ladera solana de la Cabrilla acercándose a los precipicios de la cabecera del Barranco de Jorox. Llega un momento en que ante nosotros se desvela la imponente escabrosidad de la cumbre gemela, la Prieta, y nuestro camino dobla hacia el Norte entre lapiaz y roca suelta, pero sin complicaciones. Ya hemos rebasado los 1400 m de altitud y hay varias maneras de llegar a la cumbre; simplemente subiendo sin sendero, o bien intentando seguirlo aunque el algún momento pierda algo de altura, o tomando una especie de arroyuelo seco que por nuestra izquierda viene desde un prado próximo a la cumbre. La alcanzamos sin llegar a las dos horas y media desde donde acababa el carril.

Cumbres son varias, en realidad, hasta tres más destacadas; la que actualmente tiene el amontonamiento de piedras que la señala, no es la que algunos mapas indican como más alta, aunque entre 1501, 1502 y 1507, la disquisición es algo baldía. En todo caso, vale la pena acercarse a la supuesta 1507, la que se asoma a los abismos sobre las tierras de El Burgo, porque la vista lo merece. La vuelta al horizonte es extraordinaria: Málaga, Almijara, Sierra Nevada, los Tajos de Sabar, el Torcal y el Camorro, Huma y La Capilla, Aguas, Alcaparaín, Campillos, Olvera, la Sierra de Grazalema, Juan Pérez, el Viento, la Hidalga, el Peñón de Ronda, la mencionada Torrecilla, Sierra Real, cerro Corona, Blanca y Canucha, Alpujata y Sierra de Mijas. Y la Hoya de Málaga con toda su diversidad.

Desde la plataforma de esta hermosa montaña se apetece no volver, sino seguir hacia la Prieta a hacer doblete, incluso a rodear esta última para bajar por una atrevida vereda que se divisa enfrente, en la parte alta de la margen izquierda del Barranco de Jorox. Tiempo al tiempo. Nosotros regresamos por el camino de subida, más o menos, con la ventaja de sabérnoslo y que desde arriba se decide mejor si por aquella roca o rodeando este canchal.

Llegamos a lo más bajo con alguna rodilla quebrantada; por el carril volvimos a los coches, y en los coches regresamos a Yunquera primero y a casa después.

Estas son las https://www.flickr.com/photos/caminosdemalaga/sets/72157648712023073/.


7 mar. 2015

Canteras de Almayate (13/dic/2014)

Como si nos persiguiera una maldición, eso sí, una maldición pequeñita y poco dañina, el día en el que intentamos por segunda vez subir al cerro de los Tres Mogotes estaba lloviendo. Bueno, había llovido el día anterior y había posibilidad de algo lluvia esa misma mañana. No es que un poco de lluvia nos eche atrás, pero ya sabíamos por la experiencia anterior que el camino iba a estar embarrado y que no iba a ser agradable. Por tanto, mientras desayunábamos estuvimos decidiendo una alternativa para el día. El pronóstico del tiempo prometía ausencia de lluvia por la costa este y alguien sugirió ir a las canteras de Almayate.

Sin saber el camino exacto para llegar, nos plantamos en Almayate y empezamos a buscar el acceso. Tras preguntar, aparcamos enfrente de la pista de karts, en un camino que nos dijeron que era el antiguo camino real. Sabíamos dónde estaban las canteras, pero no cómo llegar a ellas, así que seguimos el camino en dirección oeste. Las paredes del lateral del camino ya mostraban la roca conchífera en la que se veían abundantes fosiles de conchas, señal inequívoca de que el terreno estuvo en un pasado bajo el agua. Llegamos a un cruce en el que estaban haciendo una pequeña obra de mantenimiento y unos paisanos allí presentes tampoco supieron decirnos cómo llegar. A partir de ese cruce intentamos encontrar un camino que no estuviera cerrado por una valla, rodeando el terreno de la cantera en el sentido contrario a las agujas del reloj. Poco después desistimos de esa estrategia porque veíamos que todos los accesos estaban cortados por fincas y nos estábamos pasando la cantera.
Seguir Leyendo
Sin embargo, Pied Noir volvió a salvar el día y encontró en la valla que hay junto al camino real una abertura sin señalizar. Entramos con cuidado por el boquete y subimos la ladera para encontrar rápidamente la cantera que estábamos buscando. La cantera es un lugar muy interesante en el que se pueden ver los cortes en la piedra, que usaron para la construcción de la catedral de Málaga, y parte de la técnica que usaban, con terrazas para poder a las partes superiores. Tras la visita a la cantera volvimos sobre nuestros pasos en dirección al siguiente hito del día, la cantera de San Pítar.

La cantera de San Pítar está en Valle Niza y contiene una ermita y los restos de varias viviendas de los antiguos canteros. En el lugar se ha construido un Centro Arqueológico y Monumental , que explica perfectamente la historia del lugar y el significado de los restos que quedan allí. El problema es que presenta algunos signos de abandono, o por lo menos de falta de mantenimiento, como en los carteles y la señalización y otras señales de vandalismo que no han sido restaurados. En cualquier caso, es una visita interesante.

Estas son las fotos de la excursión.