Excursión a la Sierra de Aguas

El sábado 17 de diciembre exploramos la Sierra de Aguas, siempre vista, muchas veces circundada, sólo una vez penetrada (en tiempos de las minas) y ahora por fin ascendida. Fuimos el elenco de costumbre y entre los menos habituales, nos acompañaron David y el siempre bienvenido y muy quejoso diestro-doctor Gago.

Descripción del itinerario

Desayunamos en Zalea con buen sol y más aire. Desde allí tomamos la carretera en dirección a Carratraca pretendiendo abandonarla antes de que se internase en las peridotitas, cogiendo un carril que enlaza con la antigua y tortuosa carretera que unía (y une) Álora y Carratraca. Nos costó trabajillo enganchar el carril, pues sale entre dos tramos de quitamiedos en un punto difícil de localizar, pero lo conseguimos gracias a nuestra perseverancia. Ascendimos entre tierras de labor, pasamos junto al Canal principal de la margen izquierda de los Riegos del Guadalhorce y salimos a la carretera aludida. Ya por ella, fuimos ciñendo la Sierra de Aguas hasta alcanzar la antigua casa de Camineros, donde una pista entra, acceso conocido pero que no usamos; algo más adelante, más cerca pues del pueblo, tomamos otro carril, muy marcado, transitado y transitable, y ascendimos hasta que las ganas de andar y la cartografía nos decidieron a dejar los coches.

Caminamos todo el día con un ventarrón tremendo, baste decir que en las postrimerías del año quijotesco los aerogeneradores que vertebran la sierra manoteaban a toda marcha, produciendo además de corriente un ruido inquietante y un movimiento de sombras al rotar que parecía que pterodáctilos enormes iban a darnos un repaso. Hicimos un tramo de carril con espléndidas vistas al valle del Guadalhorce, con Pizarra y su Hacho, Cártama, Alhaurín, etc. y cogimos luego una vereda por el cordalillo que nos llevó a la cumbre, con más ventiladores colosales y una vista aún mejor hacia Huma, la Capilla y los Gaitanes. Recorrimos la cumbre y descendimos al carril por la vertiente norte, para ir regresando a la solana. Ya en ella, los vanguardistas del día no se paraban pese a que tretendíamos algún sitio al socaire para comer, y terminamos haciéndolo resguardados en un arroyo seco a veinte metros de los coches, entre improperios y chanzas del decano, bien encajadas pero respondidas por el troglodita náutico.

Ya comidos cogimos los vehículos y fuimos hasta Carratraca donde merendamos como de costumbre, variedad de consumiciones. Nos deseamos buenas evaluaciones y pascuas, y regresamos.

Elementos Naturales del Paisaje

Aceptable pinar y matorral pobre sobre peridotitas muy coloradas. Lo mejor, seguramente, las vistas; aunque no sea muy alta esta Sierra, su emplazamiento da buenos horizontes. De todos modos, es una excursión agradable pero ya está.

Estas son las fotos de la excursión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Almendrón, Sierra Almijara (25/oct/2008)

Otras direcciones con información sobre rutas de Málaga

Geocomentarios