3 ago. 2011

Peñón de Ronda

Para la primera salida estival teníamos pensada una excursión fluvial, fresquita, como era de rigor en previsión del calor que podíamos pasar. El lugar planeado desde el principio de curso era la Sima del Diablo, en el río Genal, en el término municipal de Júzcar. Sin embargo, sorprendentemente nadie sabía quién había propuesto la excursión en su momento ni había estado antes allí. Así que, a pesar de que encontramos suficiente documentación para llegar hasta allí, decidimos ir sobre seguro y cambiar a un lugar que conociéramos, en concreto, el Peñón de Ronda
Seguir Leyendo
Con el coche tomamos el camino que va a la Fuensanta (entre Yunquera y El Burgo), y lo seguimos hasta muy cerca del área recreativa de los Sauces. Allí dejamos los coches e iniciamos la andadura por un carril a través de un pinar de repoblación y después tomamos el desvío que acabaría llevándonos al cortijo del Palancar, el primer hito de la excursión.

Desde allí ya se veía perfectamente el Peñón de Ronda y estuvimos pensando por qué camino lo subiríamos. Al final decidimos hacerlo por un camino un poco hacia el este. Una vez que estuvimos en la cumbre, con unas magníficas vistas a ambos lados, seguimos la cuerda hasta el punto más alto del Peñón.

El siguiente punto que queríamos visitar era el Pinsapar de la Mirandilla, que estaba en la vertiente que había en frente de nosotros, así que bajamos del Peñón directos hacia él, cruzando la ¿Cañada de la Encina? y llegando a los primeros pinsapos del mencionado pinsapar. Allí fue donde tomamos el almuerzo antes de emprender la vuelta.

La vuelta la hicimos por la Cañada de la Encina, la vaguada que hay entre el Peñón de Ronda y el Pinsapar de la Mirandilla. Fundamentalmente nos encontramos con pinos, aunque también había pinsapos. Por el camino pasamos junto al cortijo Huarte, con los cerezos cargaditos.

Ya en la última parte del recorrido de vuelta pudimos ver desde lo alto las ruinas del Convento de Nuestra Señora de las Nieves y el área recreativa de Los Sauces.

Estas son algunas de las fotos de la excursión. Estamos en espera de las mejores.

Descripción del recorrido

Para acceder al recorrido propuesto se parte de la carretera de Yunquera a El Burgo. A 7 kms. de Yunquera (punto kilométrico 27) se toma un carril al Oeste (yendo desde Yunquera queda a mano izquierda) que, tras algo más de 2 km, conduce al Cortijo de la Fuensanta. Siguiendo por esa pista unos 6 km más se llega a un cruce adornado por un crucero románico. Ese es el cruce del área recreativa de Los Sauces, como marcan las indicaciones. Se sigue por la bifurcación de la derecha, hacia el Sur, durante aproximadamente 1 kilómetro, hasta encontrar en una pronunciada curva una cadena a la derecha de la pista (en dirección al Oeste) que marca el inicio del camino a pie.

El primer tramo del itinerario discurre por un camino claramente marcado, en una suave pendiente, en dirección Oeste. En poco más de un kilómetro se llega a las ruinas del Cortijo El Palancar, tras el que se ve ya la masa rocosa del Peñón de Ronda.

Para subir al Peñón no hay un camino claro, desde el Cortijo del Palancar se puede seguir un camino que lleva casi hasta el pie de la parte más oriental del Peñón y se pueden adivinar un par de lugares por donde es accesible. Una vez que se haya subido, se puede seguir la cuerda para llegar a la cumbre, que está en el extremo occidental.

Desde la cumbre no hay inicialmente un camino claro para bajar a la Cañada de la Encina, pero el terreno es relativamente practicable. Ya cerca de la parte más baja se encuentra un camino que vuelve hacia el este. Antes de seguir ese camino, nosotros nos acercamos a los pinsapares de enfrente (Pinsapar de la Mirandilla), absolutamente recomendable.

Volvemos al camino de la cañada y lo seguimos en dirección este. Aproximadamente a un kilómetro y medio encontramos el cortijo Huarte. En ese momento el camino ya ha virado hacia el norte y después lo hace hacia el oeste. Unos dos kilómetros después del cortijo Huarte nos encontramos con el camino que tomamos al inicio, completando un recorrido circular.