27 oct. 2008

Islandia

Aunque este es otro camino que queda un poco al norte de Málaga, no podemos resistirnos a colgar las preciosas fotos de las vacaciones de nuestra fotógrafa de guardia, Lola, en Islandia este verano. Disfrútenla con salud. En constelacionar relatan un viaje muy parecido.

Estas son las fotos.

Seguir Leyendo

(Aquí escribimos la parte de entrada que veremos extendida)


6 oct. 2008

Geocomentarios

Teresa, nuestra querida geóloga de guardia, ha escrito una descripción de dos detalles geológicos muy llamativos de nuestras sierras, las peridotitas y el travertino.Seguir Leyendo

PERIDOTITAS

Es una roca plutónica formada a partir de magmas con poca sílice (SiO2) por lo que predominan en ella los minerales de color oscuro. El nombre le viene del peridoto, mineral de color verde más comúnmente llamado olivino, que es su principal componente. Además de olivino, tiene otros silicatos de hierro y magnesio, como piroxenos y anfíboles.

Su color es negro verdoso en corte reciente pero, como está formada por minerales con un punto de fusión muy elevado, se altera con mucha facilidad al aire libre dando una coloración pardorrojiza característica, origen de topónimos como Sierra Bermeja.

La peridotita es la constituyente principal del manto terrestre, por lo que es muy poco frecuente en la superficie. Entre los escasos afloramientos de esta roca destacan los de la provincia de Málaga, unos 400 km2, que son los mayores de Europa. Se trata de fragmentos del manto superior terrestre, localizados bajo la corteza de la Tierra a profundidades de entre 70 y 700 km, que se emplazaron en superficie a consecuencia de los violentos procesos de fracturación que dieron lugar a las cordilleras Béticas.

Estas rocas de origen profundo encajaron en la corteza hace unos 22 millones de años, en condiciones de temperatura comprendidas entre 1000 y 1200 ºC y presiones de 20 a 25 kb, factores que dieron lugar a una extensa aureola de metamorfismo de contacto en las rocas adyacentes y facilitaron, por segregación magmática o metasomatismo, la concentración de minerales importantes que han sido objeto de explotación en otros tiempos: hierro y cobre en El Peñoncillo (Marbella), grafito al N de Benahavís, hierro en el Puerto del Robledal (Igualeja), cromo, níquel, asbestos, talco, mica y otros.

El mayor afloramiento de peridotitas se encuentra en Sierra Bermeja, pero también hay en las Sierras Alpujata, de Aguas, Pelada de Coín, en los márgenes de la Sierra de Cártama, el borde meridional de la Sierra de Mijas y otros lugares de menor magnitud. Fotos: Cerro Corona (1), (2), Cerro
Alcojona (caliza, blanquecino) y Abanto (peridotita, rojizo) (1), (2), (3), (4) y (5).

Serpentina

Muchas veces, sobre todo en los planos de fractura, la peridotita presenta superficies brillantes de color verde o azulado. Se trata de un nuevo tipo de roca, la serpentina, procedente de la alteración de las peridotitas producida por el flujo, a favor de las fracturas, de aguas carbonatadas. Es una atractiva roca de color negro con un bandeado verde o azul satinado. En la ciudad de Málaga hay buenas muestras de esta roca en el pavimento de la Travesía del Pintor Nogales y en las escaleras de la Calle Santiago.

TRAVERTINOS

Se conocen como travertinos las rocas formadas por la precipitación de carbonatos en zonas superficiales o próximas a la superficie como ríos, manantiales y cuevas de origen kárstico.

Las rocas calcáreas (calizas, dolomías y mármoles), muy frecuentes en nuestra región, están formadas por carbonatos, sobre todo de calcio, aunque también pueden contener magnesio (dolomías). Los carbonatos son insolubles en el agua, pero al unirse ésta con el dióxido de carbono atmosférico se produce una reacción química que transforma el carbonato insoluble en bicarbonato soluble:

Ca CO3 + H2O + CO2 à Ca (HCO3)2

Esto significa que el agua, tanto la superficial de los ríos como la subterránea, va disolviendo poco a poco la roca y, al mismo tiempo, cargándose de bicarbonatos en disolución. Estas son las denominadas “aguas duras”, que no contienen “cal” (óxido de calcio) como suele decirse, sino bicarbonatos disueltos.

La reacción química que vuelve la roca soluble es reversible; esto significa que, dependiendo de las condiciones de presión y temperatura a las que se encuentra el agua, el bicarbonato puede permanecer disuelto o bien volver atrás y transformarse de nuevo en carbonato que, al dejar de ser soluble, precipitará sobre cualquier superficie cercana. El aumento de temperatura provoca la precipitación (esta es la razón por la que, en lugares con agua dura, se forman depósitos de carbonatos – repito: no de cal - en las tuberías de agua caliente y los recipientes que se usan para calentar agua). La presión actúa de forma contraria: si aumenta favorece la disolución pero si disminuye provoca precipitación.

La mayoría de los ríos y los acuíferos de nuestra región atraviesan en algún momento terrenos formados por rocas calcáreas, por lo que suelen tener una alta concentración en bicarbonatos disueltos. Los cambios de presión y temperatura que ocurren durante el recorrido pueden provocar la precipitación y dar lugar a los travertinos:

* En las cuevas de origen kárstico (como la de Nerja), este proceso se traduce en la formación de estalactitas, estalagmitas y demás estructuras, muchas veces espectaculares, propias de estos parajes.
* Cuando el agua subterránea aflora a la superficie en las surgencias (nacimientos), el descenso de la presión puede dar lugar también a la precipitación, apareciendo en este caso peculiares masas rocosas. Encontramos buenos ejemplos de este fenómeno en los alrededores de la Sierra de Mijas: acantilados de Torremolinos, jardín de Benalmádena, Alhaurín…
* En los ríos que descienden de montañas calcáreas también se produce este fenómeno de una forma excepcionalmente rápida; los cambios de presión producidos por los obstáculos en el cauce del río provocan la precipitación inmediata de carbonatos. El proceso es tan rápido que puede producirse alrededor de los restos vegetales antes de su descomposición, de manera que se crea una fina película de roca alrededor del tallo, raíz, hoja o fruto. Al cabo de un tiempo, los restos orgánicos se descomponen quedando sólo la roca que los rodea como un cilindro hueco. En el río Chíllar y, sobre todo, en el curso alto del río Higuerón, se encuentran excelentes ejemplos de este fenómeno.

En todos los casos, la roca resultante tiene un aspecto irregular, con numerosas oquedades y vetas de distinto color. Se utiliza en la construcción y como piedra ornamental (conocida como ''mármol travertino'' aunque no sea mármol). En la ciudad de Málaga aparece en el pavimento de muchas calles del centro y formando sillares en construcciones antiguas como la Alcazaba, el Teatro Romano o la base del Palacio de la Aduana.

En muchos casos, cuando la roca es especialmente liviana y porosa, recibe el nombre de “toba”. Esta denominación, que incluso da lugar a algunos topónimos, es correcta pero puede dar lugar a confusión: el término “toba” se refiere a las rocas muy porosas de cualquier origen (existen, por ejemplo, tobas volcánicas).