22 sept. 2008

Cerro Gordo - Cantarriján (20/sep/2008)

Como inicio de la temporada 2008/09, teníamos preparada una propuesta muy atractiva, que incluía una excursión a una paraje precioso que no visitábamos desde hacía tiempo, el Paraje Natural de Maro-Cerro Gordo. A su indudable encanto se unían los innegables alicientes de un baño y una paella en la playa de Cantarriján. Como no podía ser de otra forma, la convocatoria fue un éxito y, además de los habituales, recuperamos algunas caras que no se prodigaban desde hacía tiempo y se nos unieron otras nuevas.

El plan inicial consistía en la bajada a la playa de Cantarriján atravesando el Cerro Caleta, pero Alberto, que ofició esta vez de guía, le añadió una visita a la Torre de Cerro Gordo.
Seguir Leyendo

Empezamos por la visita a la torre de Cerro Gordo, para lo que dejamos los coches en el aparcamiento del restaurante del mirador de Cerro Gordo, desde donde ya se veían los estupendos paisajes que disfrutamos el resto del día. Nos acercamos a la torre por un camino muy corto que está muy bien marcado.

Volvimos a los vehículos para la siguiente parte y los dejamos en el aparcamiento que hay en el acceso a la playa de Cantarriján. Nuestro camino no partía de ahí, sino desde el acceso a la playa del Cañuelo, y tuvimos que andar por la carretera (con lo que lo odiamos) algo más de un kilómetro.

Aunque Alberto nos había dicho que íbamos a "llanear", subimos al Cerro Caleta por una cuesta con una pendiente más que notable y seguimos por la cuerda hasta el final. Después de tomar un respiro y disfrutar las vistas, idílicas, nos "dejamos de caer" hacia la playa de Cantarriján, a veces por una veredita, a veces por piedras.

Al llegar casi a la base, los más del grupo (los más listos se fueron directamente a la playa) rodeamos el Cerro Caleta hacia el oeste y nos acercamos hasta la torre Caleta. Después volvimos hasta la bifurcación y de allí a la playa de Cantarriján, donde unos primero se tomaron la cerveza y después se bañaron y otros lo hicieron en orden inverso. El almuerzo fue opíparo con ensaladas, pescado y paella de marisco. Después del almuerzo, nos quedamos un rato más en la playa, aprovechando las gafas y las aletas que habíamos llevado. Al final, cada uno se fue yendo a la hora que consideró más apropiada, usando el servicio de lanzaderas de la Junta de Andalucía.

Explicación del recorrido

A la Torre de Cerro Gordo se accede desde la carretera N-340. En el kilómetro 303 hay una salida marcada para Cerro Gordo, entre la salida para la playa de Cantarriján y la entrada al túnel de Cerro Gordo. Después de unos 2'2 km por esa carretera, se llega al mirador de Cerro Gordo, donde hay un restaurante con una zona de aparcamiento. Desde allí hay indicados varios caminos, incluido el sendero a la Torre. El sendero es amplio y está bien marcado. Es muy fácil de recorrer y discurre entre pino carrasco. En unos 300m llega al pie de la Torre. La Torre está en muy buen estado y el entorno está cuidado. Las vistas son excelentes a ambos lados, contrastando las edificaciones de Almuñecar, al este, con el Paraje Natural de Maro-Cerro Gordo, prácticamente sin construir. Se puede bajar prácticamente hasta el borde del acantilado junto a una verja de madera.

Para llegar a la parte de la bajada a Cantarriján, hay que volver a la N-340, en dirección a Málaga. Tras salir del túnel de Cerro Gordo, volvemos a encontrar la salida que tomamos para Cerro Gordo y, a unos 200m, también en el kilómetro 303, está la salida para Cantarriján, señalada con un cartel que pone "Cantarriján. Playa Naturista. 1'4 km". Aunque de ahí parte un carril de tierra hasta la playa de Cantarriján, nosotros anduvimos por la carretera N-340 algo más de un kilómetro hasta la salida para la playa del Cañuelo, ya en el kilómetro 302. Allí se llega a un llano que sirve de aparcamiento de coches. Como en el caso de la playa de Cantarriján, el acceso de vehículos privados está prohibido y hay habilitado un servicio de lanzaderas contratado por la Junta de Andalucía.

A 200m de la salida de la N-340, sale a mano izquierda una vereda con una pendiente muy marcada, que sube al cerro de los Caracolillos. La vereda continúa por la cuerda, y, en unos 500m, llega a Cerro Caleta. La vista desde allí también es sobresaliente, e incluye la torre de Cerro Gordo, la del Pino, la playa del Cañuelo y el peñón del Fraile. Desde allí la bajada en dirección a la playa de Cantarriján es también muy acusada, a veces por una veredita, a veces por piedras.

Casi en el pie de Cerro Gordo el camino se bifurca. A la izquierda continúa hacia la playa de Cantarriján, a la que se llega a través de la parte final del Arroyo de Cantarriján. A la derecha rodea Cerro Caleta por su base sur y llega hasta Torre Caleta. En el camino hay una bifurcación por la que se llega a la playa del Cañuelo.

Estas son las fotos de la excursión.

En la web de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía está disponible una publicación sobre Itinerarios por el Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo, muy completa, que incluye, además de información del entorno, propuestas de senderos terrestres, marítimos y submarinos. Entre los senderos terrestres se incluyen uno por Cerro Gordo y otro por los Bosques de El Cañuelo. El primero incluye la visita a la Torre de Cerro Gordo y el segundo coincide con nuestro paseo hasta la playa de Cantarriján, aunque lo ampliamos, rodeando el Cerro Caleta por el sur hasta llegar a la Torre Caleta.