30 ago. 2008

El Pozo Negro, Sierra de la Demanda, Burgos. (18/ago/2008)

El día de Santa Elena del año de gracia olímpico pekinés, aprovechando la estancia veraniega en la Sierra de Cameros, cuatro esforzados mineros, Arantza, Ernesto, Arturo y José, nos aplicamos a la noble tarea de remontar el río Tirón hasta sus fuentes, que son la laguna llamada el Pozo Negro, en la parte burgalesa de la Sierra de la Demanda, en el término de Fresneda de la Sierra, un camino que podemos considerar de Málaga, pero por allí por la parte de Burgos.

Esta era una excursión que Arturo llevaba deseando hacer varios años, desde que cayó en sus manos un folleto de promoción de la Sierra de la Demanda, donde se mencionaba el Pozo Negro. Aunque desde nuestra base tuvimos que conducir durante dos horas, el desplazamiento fue totalmente merecido, porque recorrimos una zona preciosa, muy bien conservada, y de vegetación exhuberante, en especial el hayedo de la segunda mitad del trayecto.
Seguir Leyendo
Como recompensa final, los habituales nos dimos un rápido baño en la laguna, cuya agua estaba sólo un poco más fría que la de la playa en Málaga un día de terral.

Explicación del recorrido y apuntes sobre la flora

El Pozo Negro es la última laguna glaciar situada en la sierra de la Demanda, al noroeste del pico Otero, de cristalinas aguas de color verde esmeralda.

Fresneda de la Sierra justifica su nombre, porque hay abundantes fresnos. También acompañan al Tirón numerosos avellanos, servales, mostajos y magníficas masas de brezal. La margen izquierda del Tirón está profusamente cubierta por un gran retamar, salpicado de brezo arbóreo y brecina. También había algunas fresas y frambuesas, de las que dimos buena cuenta.

En la pista desde Tres Aguas hasta donde se toma la vereda al Pozo Negro ya van apareciendo hayas y en las laderas pinar de repoblación. Toda la subida por la vereda remontando el barranco del Pozo Negro es un extraordinario hayedo. Hay muchos hayedos como ése, pero no es habitual recorrerlo por una vereda que permita andar por él durante tanto tiempo. Tras el último tramo, que es el más duro, con una pendiente más propia de una escalera, bruscamente salimos a un brezal achaparrado con arándanos, que enseguida da paso a un pastizal de montaña que nos lleva a la laguna.

Nos encontramos con otro grupo de tres caminantes que estaban haciendo un recorrido circular, subiendo por la pista por la que se puede subir en bicicleta y bajando por donde nosotros hicimos el recorrido. Nos destacaron que el paisaje por la pista era digno de verse.

Como curiosidad, señalar que nuestra filóloga vasca de guardia asegura que el topónimo de Las Zarras, la zona recreativa que hay junto al pueblo, es una derivación de Lizarra, que en Euskera significa "el fresno".

Según las medidas del maestro Ernesto, las altitudes de los principales hitos del camino son:
Tres Aguas 1070 m
Inicio del barranco del Pozo Negro 1300m
Fin del Hayedo 1600m
Laguna del Pozo Negro 1720m
y las distancias:
desde el área recreativa de Tres Aguas gasta la bifurcación de la casilla del agua 2600m,
desde la bifurcación de la casilla del hasta el inicio camino por el hayedo 1000m y
desde el inicio del camino hasta la laguna 2800m.

Estas son las fotos de la excursión.

La ruta está muy bien explicada en la página web de la Sierra de la Demanda (y repetida página web de Fresneda de la Sierra Tirón). En esta página de la Caja de Burgos dan una explicación más amplia de la flora y la fauna del lugar.



5 ago. 2008

Sierra Nevada. Trevélez (27, 28 y 29/junio/2008)

Incluso con más retraso del habitual, aquí está la entrada de la última excursión, el fin de semana anual de cierre de temporada en Sierra Nevada. Esta vez escogimos la vertiente sur, con base en Trevélez, para hacer dos excursiones bien distintas. La primera, subir a Siete Lagunas aproximándonos desde Capileira y bajar hasta Trevélez, y la segunda, recorrer uno de los tramos del GR-7, el que va entre Trevélez y Busquístar.

Éramos 14 los caminantes de Málaga: los autores Ernesto, Arantza, Teresa, Lola Gálvez y Semi, y Arturo, los meritorios Lola Peña, Pepe Caballero, Manolo, Luis Torremocha, Fausto, Lola Gómez y José María, y la hija de Lola Gómez, Almudena, como cara nueva de la semana. El primer día Pepe Terrón ofició de anfitrión, pero compromisos personales le impidieron compartir con nosotros la salida del domingo. El sábado por la tarde disfrutamos de la visita de Alberto Cuevas y su esposa, Isa, que también tenían otros compromisos por los que no pudieron quedarse el domingo, día en el que otro grupo de amigos granadinos tomaron el relevo de Pepe Terrón en la dirección del grupo: Paco, Carmen, Elvira, Mari Ángeles y Bernardino (muchas gracias a todos ellos).

Nuestra base de operaciones fueron los apartamentos Siete Lagunas, en Trevélez, regentados por un matrimonio agradabilísimo, que la noche del sábado acabó invitándonos a limoncello y contándonos historias.
Seguir Leyendo

La excursión del primer día estaba prevista para hacerla desde Capileira a Siete Lagunas y de allí a Trevélez. Esta primera marcha tuvo una longitud de poco menos de 25 km y combinó el paisaje más aspero de la primera parte por la zona cercana a la cumbre del Mulhacén, con el verdor de la Caldera de Siete Lagunas y la última parte, la bajada a Trevélez, más moderada y con un pinar de repoblación. Por cierto, aunque esta última parte era toda de bajada, para casi todos fue la más dura. Los conductores que iban a recoger los coches que se habían dejado al inicio del camino lo bajaron a la carrera para que no se les hiciera demasiado tarde, y a los demás, en parte por el cansancio acumulado, Trevélez, que empezó a verse bien pronto, parecía que alguien lo alejaba según nos movíamos hacia él.

Desafortunadamente, no pudimos conseguir billetes para el autobús del Servicio de Interpretación de Altas Cumbres, cuya ruta sur lleva al interior del parque, hasta el Alto del Chorrillo, muy cerca del Mirador de Trevélez. Tuvimos que llevar nuestros coches y subir por el camino de Capileira hasta el aparcamiento del control de acceso al parque de la Hoya del Portillo, y caminar 10 km de propina.

Aunque el inicio de la subida tenía una pendiente bastante pronunciada, ésta se suavizó al llegar al cortafuegos y, en general, el camino, aunque largo no se hizo muy duro hasta la Cañada de Siete Lagunas y pudimos disfrutar de unas vistas privilegiadas, tanto al sur, con la sierra de la Contraviesa, como al oeste, con la línea de los tres miles.

El descanso principal del día lo hicimos en la Cañada de Siete Lagunas, en el prado junto a la Laguna Hondera, donde almorzamos.

En la reanudación de la marcha, no sólo disfrutamos del espectáculo de las Chorreras Negras, sino que alguno incluso no se privó del placer de un refrescante baño en el río Culo de Perro.

En la bajada a Trevélez los conductores que habían dejado los coches en la Hoya del Portillo se adelantaron para recoger los vehículos, pero, su gozo en un pozo, a la vuelta se encontraron con la procesión de los santos patrones de Pitres, que tuvieron la dicha de disfrutar durante media hora larga. Los demás bajamos a un ritmo bastante más pausado (algunos tenían molestias en las rodillas).

La excursión del segundo día coincidía con uno de los tramos del GR-7 a su paso por la Alpujarra, de Trevélez a Busquístar. Aunque hubo algunas protestas, porque hacía calor y porque pensábamos que eran casi 15 km después de la buena caminata del día anterior, el camino mereció la pena, con el contraste cromático entre el amarillo de las bolinas y el verde de los pinos y, sobre todo, el soberbio encinar de la segunda mitad.

Explicación del recorrido a Siete Lagunas.

Esta subida a Siete Lagunas es desde Capileira. Desde allí se sube
por un carril al control de vehículos de la Hoya del Portillo. A partir de ahí, el primer tramo discurre por un pinar, hasta un cortafuegos y el carril que va por encima de la Loma de Capileria y Loma del Jabalí. Este es el camino que parte hacia la derecha para dirigirnos al Alto del Chorrillo. Durante el camino, el paisaje a nuestra izquierda, hacia el norte, está marcado por la línea de tres miles, incluido el Veleta, pero con muy poca nieve en esta ocasión. Al otro lado, hacia el sur, están la sierra de Lújar y la Contraviesa. Seguimos por la pista que sube el autobús hasta el Alto del Chorillo, muy cerca del mirador de Trevélez. Poco después surgen de la pista dos empalmes, uno por la izquierda para el refugio de Poqueira y otro por la derecha que dirige a la Cima del Mulhacén por una veredita muy bien marcada.

En este carril unos monolitos de piedra indican el camnino para siete lagunas, por la cara oeste del Mulhacén. A continuación se llega a una zona de neveros y chorrerillas hasta llegar a la Cañada de Siete Lagunas, un circo glaciar que alberga varias lagunas (siete, como su nombre indica). Una de las paredes de la cañada es uno de los tres miles de Sierra Nevada, la Alcazaba. La laguna más baja, es la Laguna Hondera, que desagua por unas espectaculares caídas de agua conocidas como Chorreras Negras, que son el nacimiento del río Culo de Perro.

El camino de vuelta a Trevélez es un descenso de 7 km de longitud y
1440m de desnivel, desde los 2.891 m de Siete Lagunas hasta los 1476 m de Trevélez.

Inicialmente se bajan las Chorreras Negras por la izquierda (según se baja) y se continua por una vereda que va paralela al río Culo de Perro. La vereda llega a un pequeña presa (el Vertedero), y, a partir de ahí, el camino se separa del río y va girando hacia el sur y lleva a un joven pinar de repoblación. El camino baja entonces por el Barranco Madrid y atraviesa dos acequias, la Gorda y la Nueva, y alguna alambrada hasta llegar a una cañada que discurre paralela al río Trevélez. En este último tramo la vegetación es abundante y se pasa cerca de numerosos cortijos. La cañada que discurre junto al río incluye algunos lugares de mucho encanto.

Explicación del recorrido entre Trevélez y Busquístar.

El camino parte del barrio alto de Trevélez, de donde se sale cruzando un puente sobre el río Chico, que da a una vereda con una fuerte subida. La vereda desemboca en un carril al pie de un pinar desde el que se tiene una perspectiva completa de Trevélez. Unos centenares de metros después se pasa del carril a un camino que va por debajo de él, y que discurre entre manchas de pino repoblado y bolinas, que, cuando están en flor, le dan un intenso color amarillo al paisaje.

Este primer tramo discurre entre pinos y bolinas que dan paso a un encinar. Pasamos un primer barranco, el Navarro, y algunos cortijos en ruinas. Así se llega al Barranco de la Bina, un lugar frondoso y encantador, donde se puede dar un refresco a los pies. Estamos en un precioso robledal con un variado sotobosque. El camino sigue por un paisaje que sigue estando dominado por pinos, bolinas y encinas.

Después de algo más de media hora, el camino entra en el mejor robledal de la zona. Tras un tramo con la vegetación mucho más clara, se entra en un precioso encinar, donde se puede ver en algunas zonas la tierra oscura, señal de las minas de hierro de María Cristina. Desde allí se toma el camino que sale a mano izquierda y que acaba llegando a Busquístar.

Este camino, el GR7, coincide en parte con uno de los tramos de otro, el Sulayr (GR-240), un recorrido circular que circunvala toda Sierra Nevada. El tramo discurre entre Trevélez y Capileira.

De la vegetación podemos destacar el pino silvestre, las bolinas, el roble melojo, la rosas silvestres, los majuelos, los rascaviejas, el jaguarzo, castaños y helecho común.

Aquí están las fotos de la subida a Siete Lagunas y aquí las del camino de Trevélez a Busquístar.

En Sierra Nevada. Guía Montañera, hay tres rutas muy bien descritas que pasan por Siete Lagunas. Una de Trevélez al Mulhacén pasando por Siete Lagunas, otra circular desde Trevélez y una tercera desde Capileira a Trevélez pasando por el Mulhacén. Nuestros amigos de GPS Senderismo Familiar se nos adelantaron en la ruta de Capileira a Trevélez por el Mulhacén y Siete Lagunas.


En Casas Blancas dan una magnífica explicación del GR7. Y en la página web de la Junta de Andalucía está la página oficial del recorrido Sulayr.