26 jun. 2007

Río Torrox/Patamalara (9/jun/2007)

La mañana del sábado 6 de junio de 2007 nos reunimos: por los autores, Ernesto, Arantza, Teresa, Arturo, Juan Antonio, Juan Carlos, Pepe Mayorga, Lola Gálvez y Semi, por las herederas de los autores, Irene y Elena, por los meritorios, Pepe Caballero, Lola Peña, Ángel, Roberto y José María, y se nos unió por primera vez Javier. El objetivo era remontar el cauce del río Torrox, pero acabamos subiendo aguas arriba del Patamalara, que, a pesar de su nombre, no está en la selva amazónica, sino en el término municipal de Cómpeta, y es el nombre que toma el río hasta su unión con el arroyo del Acebuchal, desde donde sí es conocido como río Torrox.

Para llegar al punto de inicio tomamos la salida de la autovía a Torrox/Cómpeta y subimos en dirección a Cómpeta la carretera A-7207 unos 6 km, hasta el kilómetro 7.5 (hay que tener en cuenta que desde la autovía se va en sentido descendente de los puntos kilométricos, por lo que el punto indicado está pasado el kilómetro 8 de esa carretera). En ese punto hay una salida por la derecha a un carril de tierra. Hay varias indicaciones de casas de la zona, como Finca Los Pinos o Casa Reina. El camino salpicado de multitud de casas blancas, muchas de ellas con paseros. El paisaje cambia notablemente durante la travesía del camino de tierra y pasa de ser rural a uno mucho más forestal. Seguimos unos 3 km. por el carril hasta dejar los coches justo antes de la Fábrica de la Luz de Cómpeta, recién restaurada mediante una escuela taller. En ese mismo cruce hay una indicación a El Acebuchal, desde donde parte un camino al Cisne.
Seguir Leyendo
En ese momento ya se ve el río, que tiene un pequeño caudal, y por cuyo cauce remontamos durante todo el tiempo. El río discurre casi todo el camino entre barrancos casi verticales y sólo en algunos momentos se puede encontrar un camino alternativo fuera del cauce. El primer tramo, de aproximadamente un kilómetro, está densamente cubierto de plantas, muchas zarzas y abundantes cañas, y en varias ocasiones nos vimos obligados a despejar el camino con tijeras de podar para poder pasar. Al final de este tramo el camino se hace más amplio y despejado y encontramos una finca con frutales, principalmente aguacates. Esta es la zona de los Olivillos.

Como toda la sierra Almijara, esta zona es de calizas y mármoles y la precipitación de carbonato cálcico sobre los restos orgánicos (troncos y ramas que hay en el río) es realmente llamativa.

Siguiendo el camino llegamos a una primera cascada natural, de unos tres metros de altura, que salvamos con ayuda de una cuerda. Poco después estaba la presa en la que nace el canal, donde también usamos la cuerda. Ya estábamos casi al pie del Peñón de los Hornos, aproximadamente a 1.5 km del punto de partida. El camino sigue despejado por el caude del río aunque ahora es peligroso porque las algas que recubren las piedras las hacen resbaladizas, por lo que vamos por el lateral del río. El cauce es bastante más abierto y se pueden admirar las laderas de las montañas que flanquean el río, que están desforestadas, pero con abundante monte bajo.

En estos momentos la moral del grupo no estaba en su punto álgido y discutimos si seguir adelante, porque, al ser la primera vez que hacíamos el recorrido, no sabíamos dónde estaba la cascada a la que nos dirigíamos y la dificultad que entrañaría. Como ya estábamos allí y no se nos ocurría nada mejor que hacer, continuamos el camino, adentrándonos en la zona conocida como Barranco Moreno. Dejamos a nuestra derecha lo que parecía ser una rambla, que estaba seca, y continuamos por nuestra izquierda, siguiendo el pequeño caudal que se había mantenido desde el principio. En esta parte ya se ve la Sierra Almijara, con el Navachica al fondo. Nuestra determinación rindió sus frutos y alcanzamos por fin la segunda cascada, también de unos 3 m, donde otra vez hizo falta usar las cuerdas para salvarla. Desde allí ya se veía el final del recorrido, bloqueado por una pared con una cascada de unos 20 m, que nos sirvió perfectamente para una refrescante ducha. Aún siendo llamativa, con un caudal mayor tiene que ganar muchísimo. En el magnífico ambiente del alrededor de la cascada comimos tras 4 h de camino que tardamos en recorrer los 3.5 km que nos separaban del inicio. La marcha había sido muy lenta en la primera parte por lo cerrado que estaba el primer tramo y nos llevó bastante tiempo que todos los componentes del grupo superáramos las cascadas con la cuerda.

El camino de vuelta no lo hicimos completamente a través del cauce del río, sino que poco antes de llegar al Peñón de los Hornos, subimos a la acequia de la que se toma el agua del río para regadío. Era la opción recomendada en el libro que nos había servido de guía y así lo hicimos. La acequia está muy bien conservada y sólo faltan un par de tramos caídos por desprendimientos de tierras. Esos tramos los salvamos por la finca comentada arriba y volvimos a la acequia inmediatamente. El tramo que hicimos comienza un poco antes de volver al Peñón de los Hornos y salvo los 100 primeros metros está despejado y es fácil de seguir. La vista desde el canal de la acequia es en ciertos momentos impresionante porque la caída hasta el río pasa rápidamente a ser muy alta y muy vertical. La acequia acaba en un depósito desde donde tomamos un camino de tierra que nos llevó a la Fábrica de la Luz. Hay que decir que tuvimos que saltar la cancela de la finca como malhechores en fuga, pero nuestras intenciones eran buenas, no nos llevamos ni un aguacate.

El broche final lo dio el Suzuki de Juan Antonio, que quiso celebrar su vuelta a las andadas liquidando la batería.

Todas las indicaciones sobre el camino las tomamos de la descripción que dan en el libro Disfrutar caminando por los ríos y costas del Parque Natural Almijara y Tejeda. Los mismos autores tienen otro libro titulado Disfrutar caminando por el Parque Natural de las Sierras Almijara y Tejeda. La descripción es minuciosa y completa y se ve que los autores conocen la zona al dedillo. De ahí están tomados todos los topónimos de esta crónica.

También se habla de excursiones por el río Patamalara en las páginas web oficial del Ayuntamiento de Cómpeta y en la de Central de Reservas Rural Sierra y Sol.

Estas son las fotos de la excursión.