22 may. 2014

De Jorox hacia Sierra Cabrilla (22/mar/2014)

En la excursión de marzo íbamos a la búsqueda de un camino imaginado por el Temerario de Avant Garde sobre las ortofotos pero nunca recorrido por ninguno del grupo ("Echadle un vistazo en los mapas y ortofotos y veréis lo que yo he visto"). El camino debía llevarnos por el barranco del río Jorox hasta la cumbre de la Sierra Cabrilla. Tuvimos mucha suerte con el tiempo ese día, fresco y con algunas nubes, que amenazaron durante un rato pero que no descargaron agua en ningún momento.

Con esa idea en mente aparcamos los coches en una zona de descanso que hay en la carretera junto a la bajada a Jorox, muy cerca del barranco que pretendíamos subir. La primera inspección no fue muy alentadora, porque empezaba un pequeño sendero que se moría a unos pocos metros de la carretera. Como no íbamos a rendirnos tan fácilmente, empezamos a explorar en busca del camino que había visto Pied Noir en las fotos aéreas. Un servidor subió por al lado del lecho del río, que iba seco, y constató que se podía subir, pero sin camino, sendero ni nada parecido, apartando las ramas de los arbustos y pasando por encima de los troncos caídos. No era, pues, una opción válida para ese día porque habíamos dado garantías de que no iba a ser un reventadero y de que íbamos a comer juntos. Mientras tanto, Arturo y Pepe subían por la ladera derecha del río buscando otro camino que nunca apareció. Ya sí era momento de rendirse y de buscar alternativas.

Seguir Leyendo Según veíamos la situación y leíamos en el mapa, parecía que la opción más sensata era intentar acceder a la parte de arriba de la ladera derecha del barranco por algún camino que saliera más adelante por la carretera y desde allí buscar el camino a Sierra Cabrilla. Un amable caballero, natural de lugar, nos confirmó nuestras suposiciones. Poco más adelante, en dirección a Yunquera, salía una veredita monte arriba, sin más marca que unas pocas piedras amontonadas. Subiendo por la vereda entre un pinar bastante claro teníamos como fondo la Sierra de las Nieves, con el Torrecilla cubriéndose de nubes y la Colada del Tejo delante de él.

El caminito nos llevó hasta la parte superior del barranco, donde nos estaba esperando Pepe que, en un momento dado, pensó que ya no le compensaba bajar lo que ya había subido de la exploración inicial y siguió triscando ladera arriba. En ese punto teníamos una magnífica panorámica del barranco de Jorox y las sierras Cabrilla y Prieta al fondo. El camino seguía, mucho más llano ahora, y pasaba al lado de la propiedad de un vecino, bien separado por una buena valla. En ese momento no sabíamos el camino que teníamos que tomar para llegar a nuestra meta inicial pero el senderito por el íbamos seguía bien marcado. Tras pasar unas caleras, se alzaron algunas voces reclamando comer en el lugar, donde había un par de árboles que daban buena sombra. Algunos se pararon y otros intentamos seguir un poco, por lo menos hasta llegar a una fuente que nos habían prometido. Bajamos el camino y llegamos al cauce seco de un arroyo, donde acordamos darnos la vuelta porque no se veía ninguna indicación clara de por dónde seguir y estaban los otros esperando.

Tras comer juntos y volver por el mismo camino a la carretera bajamos a Jorox, a ver el nacimiento del río y a tomar un refrigerio. El nacimiento está justo debajo del puente de la carretera y es un sitio encantador, aunque parte del encanto lo rompe la caseta de cemento que hay construida. Paseamos por la aldea, nos acercamos a la ermita y vimos el barranco del río al paso por Jorox, todo muy coqueto. Ya nos habían hablado de que el dueño del bar era una persona singular y teníamos curiosidad por conocerlo. Nos sentamos en la terraza y no hubo decepción, el susodicho dueño del bar no paró de darnos conversación sobre múltiples temas, desde los bastones que él hacía personalmente hasta la historia de los molinos del pueblo, incluidos los que ya han desaparecido.

Estuvimos hablando sobre la excurisón de mayo, prevista para ir a la Cueva del Gato, y sobre los permisos que aún no habíamos conseguido. A la vista de lo que nos había gustado el río, decidimos que tendríamos como alternativa a la Cueva del Gato la bajada por el barrando del río Jorox.

Estas son las fotos de la excursión.