26 dic. 2012

Tres mogotes (20/oct/2012)

El destino previsto para la excursión de octubre era el pico Tres Mogotes, en el Tajo de la Palomera, al norte de Alfarnate y al oeste de la Sierra de San Jorge. El día amaneció plomizo y la previsión meteorológica era de lluvia, a pesar de lo cual hicimos el camino.

Ninguno de los que íbamos habíamos hecho antes el camino, así que teníamos previsto improvisar sobre el terreno. Lo primero que decidimos fue que la ruta iba a ser lineal y que íbamos a dejar un coche en el final previsto para volver a por los coches que íbamos a dejar en el principio. Después de explorar en coche los alrededores, rodeamos la sierra, primero por la A-4152 hasta la Venta de los Alazores y después hacia el sur por la A-341 (la carretera entre Loja y Zafarraya), hasta un punto donde pensamos que estaba cerca de donde saldríamos y se podía aparcar sin poner en peligro a otros conductores.

Seguir Leyendo Después de dejar un par de coches, hicimos el camino a la inversa y tomamos el antiguo camino de Alfarnate a Zafarraya, que coincide con parte del sendero señalizado PR-A266 (Sendero de las Pilas), hasta una zona de recreo, llamada Pilas del Cerezal. Desde las Pilas del Cerezal iniciamos el ascenso, bordeando primero una zona de cultivo y llegando rápidamente a la pendiente de la sierra.

Ya desde el principio del camino nos acompañó la lluvia prometida en el pronóstico del tiempo. La falda de la sierra está cubierta por árboles y monte bajo, todo muy frondoso, y hay nada parecido a un camino, excepto veredillas de ganado que se funden y bifurcan sin un sentido claro. Todo eso nos hacía avanzar poco a poco, y maldiciendo el barro resbaladizo que nos hacía perder el equilibrio con cierta frecuencia. A cambio, un paisaje muy bonito: la misma exhuberancia de la sierra, las paredes calizas, el poljé de Alfarnate y la Sierra de Enmedio con el Chamizo tapado por las nubes.

Tras cruzar un par de vallas, llegamos al puerto de la sierra, donde debíamos girar al norte para llegar al pico Tres Mogotes. Sin embargo, llovía, no sabíamos el camino y, sobre todo, la sierra estaba cubierta por una espesa niebla. Como somos de naturaleza prudente, no nos gusta caminar por la niebla por un terreno que no conocemos y que no tiene caminos, así que acordamos que no subiríamos al pico, sino que seguiríamos la travesía de la sierra hacia el este, hasta la carretera de Zafarraya, donde estaban los coches que habíamos dejado. De hecho, después comprobamos en el mapa que el pico que veíamos a nuestro lado cubierto por la niebla no era Tres Mogotes, sino que este está un poco más al norte.

Paramos un poco más adelante a comer y seguimos el descenso de la sierra por un bosquete encantador, de esos que no esperas encontrar en Málaga, sino en un decorado de una película de elfos y hadas: todo cubierto de vegetación, de un verde rabioso, y con el musgo cubriendo troncos y piedras, y un bosque agreste de encinas. Cómo no, tuvimos que saltar una tercera alambrada para salir de la zona forestal. Los conductores fueron a recoger los coches que habíamos dejado en la carretera de Loja a Zafarraya y los demás nos fuimos andando por un caminito que nos conducía de vuelta a las Pilas del Cerezal, otra vez por el carril del PR-A266. Como habíamos salido mucho más cerca del inicio de lo que teníamos previsto, no había sido necesario dejar los coches allí. A la vuelta nos dimos un pequeño homenaje en la venta de Alfarnate, no porque hubiéramos hecho un gran esfuerzo hecho, pero sí por habernos mojado y no haber podido conseguir hollar el pico que queríamos.

Estas son las fotos de la excursión.

En la página del Ayuntamiento de Alfarnate explican el Sendero de las Pilas (PR-A266). El Grupo Prisma tiene en Wikiloc el track del sendero. En Sendericu hacen una sucinta descripción de la subida a Tres Mogotes.