13 oct. 2009

De Punta Paloma a Bolonia (19/09/2009)

La primera excursión del curso 2008/09 fue, como el año pasado, de sol, playa y comilona en chiringito. También fue, como el año pasada, un éxito de crítica y público. Fue una excursión que habíamos hecho previamente en junio de 2.003 y que nos gustó lo suficiente como para llevar mucho tiempo suspirando por repetirla.

Tuvimos un magnífico y soleado día en el que no hizo demasiado calor, lo que nos permitió disfrutar tranquilamente de los ocho kilómetros que teníamos previsto. Un grupo aprovechó la ocasión y amplió la salida desde la tarde antes, visitando la playa de los Lances y degustando la gastronomía local.
Seguir Leyendo
La cita para todo el grupo fue en la playa de Valdevaqueros, unos kilómetros después de Tarifa. Dejamos los coches en el aparcamiento y accedimos a la playa, un magnífico arenal en el que también hay una duna que avanza hacia los pinos de la ribera. Allí esperamos a los que se acercaron a la playa de Bolonia a dejar los vehículos que usarían después para recuperar los que dejábamos al inicio.

El recorrido fue muy suave, por una línea de costa prácticamente virgen, casi sin edificaciones a la vista. Tanto el agua como la arena estaban muy limpias. Excepto por algunos restos de visitantes muy dispersos, la mayor "suciedad" de la playa eran las grandes cantidades de algas que el mar dejaba en la orilla.

La mayor parte del tiempo pudimos andar cómodamente sobre la arena, unos con botas, otros con zapatillas deportivas y otros descalzos, aunque en alguna ocasión no había arena y tuvimos que recurrir a un caminito o andar por encima de rocas para salvar algún tramo.

A la salida de la playa de Valdevaqueros vimos los restos de algunas pateras, deshaciéndose como esqueletos de grandes peces.

En la parte de Cala Picacho hicimos un amago de tomar un baño y aplicarnos los barros de la zona, pero había poca agua y desistimos. Lo que sí hicimos fue una réplica de la mítica foto de la primera excursión, casi con la misma composición y los mismos participantes.

Poca gente vimos durante la mayor parte del recorrido, algún pescador y un grupo poco numeroso a caballo. Ya en la zona previa a la playa de Bolonia sí que nos encontramos con algunos grupos dispersos de bañistas, con poca o ninguna ropa. Nosotros, con nuestros pertrechos, estábamos un poco fuera de lugar. Pero arreglamos rápidamente la situación mimetizándonos con el entorno con nuestros bañadores y dándonos un refrescante baño en la playa de Bolonia, en un agua fresca, limpia y cristalina, rodeados de pequeños bancos de pececitos.

Tras el baño, la comida, en la que el atún sustituyó al pez limón en el que algunos tenían puestos sus pensamientos. Durante la comida, los mandamases escogieron los lugares para las próximas salidas del año (las fechas se decidieron en junio en Sierra Nevada) y los demás asintimos disciplinadamente. Como el camino a casa iba durar un buen rato, nos pusimos en marcha sin alargar la sobremesa.

Estas son las fotos de la excursión.

Descripción de la ruta

Esta es una ruta costera entre la playa de Valdevaqueros y la de Bolonia, con un recorrido aproximado de 8 km. En la playa de Valdevaqueros hay un aparcamiento en el que se pueden dejar los coches. Se accede a él a partir de la carretera N-340 (E-5), a unos 10 km hacia el oeste del cruce de acceso a Tarifa. Concretamente en el kilómetro 74.200 hay una salida hacia el suroeste (a la izquierda si se llega desde Tarifa) con una indicación a Punta Paloma por la CA-222. Unos 700 m después un cartel indica un desvío a la izquierda a la Playa de Valdevaqueros.

Como es una ruta lineal, resulta aconsejable dejar coches en el otro extremo, en este caso en la playa de Bolonia. La salida para Bolonia está en el kilómetro 70.200 de la carretera N-340 (E-5), también hacia la izquierda si se llega desde Tarifa. La carretera es la CA-8202 que lleva hasta la playa de Bolonia en algo menos de 7 km.

El camino no tiene pérdida, pues sigue completamente la línea de costa. La mayor parte del tiempo se puede andar sin problemas por la arena, especialmente en la primera parte y al final, cuando nos acercamos a la playa de Bolonia. Por la parte central hay algún tramo en el que no hay arena, sino rocas y hay que buscar algún camino o andar por encima de las rocas.

La costa es muy rocosa, casi todo el camino hay rocas de diferentes tamaños emergiendo del agua y se puede observar el fenómeno geológico denimonado plataforma de abrasión, donde la marea baja deja a la vista los materiales erosionados por el agua marina.

El paisaje cuenta con abundante vegetación, incluyendo pinares que llegan hasta prácticamente la misma línea de la playa. Otro elemento sobresaliente es el monumento natural de la duna de Bolonia, que culmina el extremo noroeste la playa.

Por supuesto, no se puede dejar de aconsejar visitar las maravillosas ruinas romanas de Baelo Claudio.

Las mareas son bastante notables en esta parte de la costa, cuestión especialmente importante de recordar para aquellos que venimos del Mediterráneo, donde son mucho menos perceptibles, por lo que es conveniente consultar previamente las tablas de mareas y hacer el recorrido durante la marea baja.