18 ene. 2008

Tajos de Sabar (12/enero/2008)

Según el calendario anual, el sábado 12 de enero de 2008 estaba prevista la subida a los tres Tajos de Sabar. Esta vez la respuesta fue muy numerosa y nos reunimos 25 personas. Los autores Ernesto, Arantza, Teresa, Alberto, Juan Antonio y Lola Gálvez, los meritorios Lola Peña, Pepe Caballero, Julen, Pilar Prado, Ángel, Pilar Hernández, José María, Antonio, Pablo, Lola Merino y Diego, los invitados Javi, Fausto y Pepe de la Serna y nuestros queridos amigos de Granada Pepe Terrón, Paco y Carlos.

Tras citarnos los malagueños en Venta Cotrina para el desayuno de rigor, partimos hacia Alfarnatejo, punto de inicio del recorrido. Algunos fuimos por la alternativa sur (la carretera de arco A-356 hasta el cruce de Riogordo y después hacia el norte por la A-7204 y la MA-4102) y otros por la norte (la A-7204 hacia el norte antes del cruce de Colmenar, después la A-4152 hacia el oeste y finalmente la MA-4102). Allí nos esperaban los excursionistas provenientes de Granada con los brazos abiertos y las manos llenas de churros, magdalenas, mantecados y cascajares.
Seguir Leyendo
Una vez todos reunidos junto a la Fuente del Conejo, tomamos, bajo la protección del Chamizo, un camino que lleva a Riogordo (la Ruta de la Sierra) para enfrentarnos a la primera prueba del día, el tajo del Fraile. Aunque no era difícil de subir, el ritmo impuesto por el mariscal Arturo y el hecho de haber empezado a andar nos dieron una idea de lo que nos esperaba ese día. Ya en la cuerda encontramos la primera recompensa del día, unas vistas espléndidas. Hacia el sur, todo el valle de la Axarquía frente a nosotros y los otros dos tajos, el de Doña Ana y el de Gomer, en primer término. Hacia al este se veía incluso Sierra Nevada (con mucha más nieve que en la anterior excursión a la Torca. Los que estábamos ávidos de records mundiales seguimos la cuerda hasta alcanzar la mismísima cumbre, mientras que los sensatos nos esperaban en el puerto.

Después de volver de la cima del tajo del Fraile, nos dividimos en dos grupos, los de los records mundiales fuimos a coronar el tajo de Doña Ana y los sensatos, avisados de los que nos quedaba aún, fueron directamente al tajo de Gomer, donde nos reuniríamos. La subida al tajo de Doña Ana también fue a ritmo de marcha militar (Arturo sabía que había que apurar para que no se nos hiciera de noche, como estuvo a punto de suceder) y evitamos en la medida de lo posible el lapiaz yendo por los praditos siempre que podíamos. La vista allí arriba era incluso mejor que en el tajo del Fraile porque no teníamos nada al sur que nos tapara y el Gomer se veía espectacular de perfil.

Tras discutir brevemente y decidir cuál sería el mejor camino para ir al Gomer, nos pusimos en camino hasta llegar a su pie por la vertiente norte. Esa cara es una impresionante pared vertical capaz de achantar a los más débiles de espíritu, pero no a los más osados de nuestro grupo que, después de ver a un grupo de cabras montesas subir por ahí, dedujeron que ellos también podían, faltaba más, pero que lo dejaban para otro día para no hundir la moral de sus compañeros. La ascensión la empezamos tras rodear el tajo hasta su cara oeste. Esa fue la subida más dura, con diferencia, como bien notaban nuestras piernas y demostraban los descansos que nos tomábamos. Mientras unos subíamos, otros esperaron en la base del tajo o en uno de los cortijos abandonados por los que teníamos que pasar a la vuelta. Otra vez en la cumbre estuvimos deliciosamente, con sol, una ligera brisa y unas vistas de auténtico lujo. Tras comer, y con el tiempo justo, iniciamos la el descenso del tajo y la vuelta a Alfarnate, pasando por los cortijos antes mencionados camino de la Ruta de la Sierra, un bonito carril por el que volvimos a la Fuente del Conejo. Ya en el bar del pueblo, entre cervezas y cafés, el camarero nos explicó que ese asentamiento que hay en el camino es una especie de camping, donde se alquilan las parcelas y se colocan las casas prefabricadas.

Descripción de la ruta

Nuestra ruta parte desde la Fuente del Conejo, en las afueras de Alfarnatejo, cruzando hacia el suroeste la MA-4102 a la altura de la entrada sur al pueblo. Es la Ruta de la Sierra, un precioso camino que conecta Alfarnatejo con Riogordo, que en ese tramo está vigilado por el Chamizo.

A 150 m de la fuente en dirección a Riogordo se sale del camino a la izquierda (hacia el sur) para acercarse al primer tajo, el del Fraile. 600 m después volvemos a girar a la izquierda, saliendo ya del camino y nos enfrentamos a la primera subida, que por una coladilla nos llevará al puerto del tajo del Fraile. La subida no es larga, unos 800 m, pero sí es empinada, y se hace dura por afrontarla con las piernas aún frías. Justo en la cuerda hay una alambrada que separa los términos municipales de Alfarnatejo y Riogordo. La valla se puede pasar fácilmente y se puede seguir unos 300 m a la derecha (hacia el oeste) hasta alcanzar la cumbre del Tajo del Fraile, el primer hito.

Desde el puerto ya se tienen vistas magníficas de los otros dos tajos y del valle de la Axarquía. Desde ahí se puede ir hacia el tajo de Doña Ana, bajando el vallecito en dirección SE o hacia el tajo de Gomer, bajando en dirección SO. El camino hasta el tajo de Doña Ana es corto, aproximadamente un kilómetro. Hay una valla en medio del valle que los separa, pero se puede rodear por la izquierda según se baja (por el este). Se pasan los dos muros de piedra que hacen de entrada a la subida del tajo y se sube buscando en lo posible el camino por el prado para evitar andar por las piedras.

Para llegar desde el tajo de Doña Ana al de Gomer, se baja al valle y se anda hacia el oeste, llegando a su base por el extremo noreste. Como la subida se inicia desde el extremo suroeste, rodeamos por el norte hasta llegar al punto donde empezamos a ascender. El sendero empieza por un entrante en la ladera en forma de 'v' rodeado por rocas y continúa rodeando en espiral toda la cara sur. Hay tramos en los que hay que ayudarse de las manos y otros que parecen toboganes, muy espectaculares. A veces se distingue tenuamente un caminito y a veces desaparece. En algunos tramos la dirección viene indicada por unas flechas azules que algún alma caritativa (o un desaprensivo, según como se mire) ha pintado en la roca. Una vez en la cuerda, para llegar a la cumbre, hay que dirigirse al extremo oeste.

La vuelta a Alfarnate se puede hacer por la Ruta de la Sierra. Desde el punto de inicio de la subida, se cruza un magnífico arcedo en dirección oeste hacia las ruinas del cortijo de Fariña (que se ve perfectamente desde la ladera del Gomer), a unos 600 m. El camino sigue en dirección noroeste unos 500m hasta las ruinas del cortijo del Cuartelillo, junto al que hay un pequeño puente por el que llegamos al camino, que tras unos 3 km llega a la Fuente del Conejo.

Los tajos en sí mismos son un atractivo más que suficiente de esta ruta, sobre todo la figura del tajo de Gomer, aislada y escarpadísima, en especial por la cara norte. El otro gran aliciente son las vistas tan despejadas que se disfrutan desde las cimas. Las subidas a los tajos del Fraile y Doña Ana no son difíciles ni demasiado duras, pero la del Gomer sí es más exigente y requiere precaución. Subir las tres cumbres consecutivamente es una tarea dura, y se puede optar por hacer sólo dos de ellas.

La mayor parte del camino no dispone de sombra (sólo la hay en el tramo entre el Gomer y la Ruta de la Sierra) por lo que no es una excursión muy recomendable para los días de pleno sol de verano. Tampoco es recomendable hacerla cuando el suelo esté mojado, porque subir con el terreno resbaladizo puede resultar demasiado arriesgado. Y, finalmente, no la aconsejamos para personas con vértigo. Las distancias medidas sobre mapa son:

- De Alfarnatejo a la cumbre del Fraile, unos 2 km y 425 m de desnivel.
- Del Fraile a Doña Ana, 1,3 km y, tras perder algo de altitud, 150 m de desnivel.
- De Doña Ana a la cumbre del Gomer, unos 3,3 km y, tras perder altitud, 270 m de desnivel.
- De la cumbre del Gomer a las ruinas del Cortijo Fariña, unos 2,6 km.
- De Fariña a Alfarnatejo, 3 km y 100 m de desnivel.

En total, subiendo las tres cumbres, unos 12,2 km y 945 m de desnivel acumulado

En Senderitos.com cuentan la subida al Gomer desde Riogordo. En el libro Por las montañas de Málaga también se explica la misma subida.


Estas son las fotos de la excursión.