17 dic. 2007

A La Torca por el Puerto de los Alazores (15/dic/2007)

15 de diciembre de 2007. Según calendario previsto, intentamos el asalto a La Torca por el Puerto de las Alazores. Día fresco y sin nubes. Tuvimos la suerte de que apenas hizo viento. Nos reunimos 17 personas. Autores: Ernesto, Teresa, Arturo, Juan Antonio, Pepe Mayorga, Alberto. Meritorios: Lola Peña, Pepe Caballero, Marcelo, Javier, Irene, José María, Antonio, Diego y Pablo. Caras nuevas: Nabib y Manuel, apadrinados por Pepe Caballero.

No las teníamos todas con nosotros, porque ninguno habíamos hecho antes la ruta y estábamos avisados de la presencia de múltiples vallas a lo largo del camino. Decidimos ir por las Villanuevas (del Rosario y del Trabuco) hasta la Venta de la Leche, punto de inicio. Cuando llegamos a la venta, salimos de la carretera por un camino de tierra y aparcamos. Seguimos un poco el camino de tierra que discurre paralelo a la carretera e intentamos adentrarnos cuanto antes campo a través a nuestra derecha, pero fue un intento vano, porque las mencionadas alambradas cortaban todas las posibilidades de avance.
Seguir Leyendo
Sin rendirnos al desencanto, retomamos el carril esperando un punto en el que no hubiera vallas, que encontramos poco más de un kilómetro después. La mayoría del grupo se dirigió a la derecha, hacia un encinar con muy buen aspecto. A Pepe Mayorga le picó la curiosidad de saber hasta dónde llevaba el carril y si habría posibilidad de contactar con el camino que esperábamos encontrar tras el cerrete en el que estaba el encinar. Como José María Webmaster (servidor) le ofreció su compañía, allá que nos fuimos los dos.

Pepe y José María continuamos por el carril, paralelo a la carretera. Llegó un momento en el que el caminos que veíamos se dirigía en la cantera y el cerro que continuaba por nuestra izquierda nos impedía saber si había una bifurcación a la derecha (la dirección que nos interesaba) y si seguía mucho rato. Aprovechando que no había valla, nos lanzamos campo a través, teniendo el pico de la Torca como guía. En ese tramo no encontramos camino alguno y seguíamos el sentido de la orientación de Pepe. Tras subir el primer cerro pudimos ver que el camino sí se bifurcaba a la derecha, pero que seguía poco más hasta acabar en un cortijo. A continuación pasamos la vaguada que nos separaba de la falda de la cresta que llevaba a la Torca (allí nos cruzamos con una culebra de un metro y medio que nos hizo dar un buen bote) y empezamos a subir hasta la cuerda. La subida también fue guiada por la intuición, por un lapiaz que no nos dejaría hasta la cumbre. Como era la ladera norte, había mucha zona de umbría escarchada, peligrosa por lo resbaladiza que resultaba. Según ascendíamos, vimos que un poco más adelante, a nuestra izquierda, había una zona más libre de piedras, por donde habría resultado más fácil subir. Tras llegar a la cuerda, continuamos por el lapiaz en dirección al vértice geodésico. Curiosamente, la cima que estaba justo al lado parecía ser más alta.

El resto del grupo llegó una media hora después. Habían cruzado el encinar antes mencionado (todos coincidieron en que era pequeño pero muy bonito) y habían accedido a la cresta desde la vertiente sur.

Las vistas desde la cima eran magníficas, excepción hecha de la cantera que teníamos en frente. En primer plano teníamos el poljé de Zafarraya, con los cultivos y al fondo Sierra Nevada. También se veía la Maroma, la Peña de los Enamorados, el embalse de la Viñuela y muchos picos y pueblos más.

Tras el reparador almuerzo en la protección de una dolina, decidimos buscar un camino alternativo para volver a los coches. Bajamos de la cresta de la Torca por el camino recorrido por Pepe Mayorga, pero no para llegar al carril, sino para volver al encinar por una zona más llana. En este primer tramo buena parte del lapiaz seguía escarchado y no fuimos pocos los que dimos con las posaderas en el frío suelo. Tras bajar un trozo de la falda de la Torca, giramos a la derecha bajando por las piedras en dirección a la vaguada que nos llevaría al encinar y, tras cruzarlo, al carril y a los coches.

Una vez acabado el paseo fuimos a Alfarnate a reposar el cuerpo y el alma en compañía de nuestro querido amigo Pepe Terrón.

Descripción del recorrido

La Torca es el punto más alto de su sierra, con 1.499 m. El nombre de la sierra tiene múltiples nombres, dependiendo de la fuente, de Guaro, de Alhama o de la Torca. Se encuentra en el término municipal de Zafarraya (Granada) y las maravillosas vistas desde la cima, prácticamente despejadas en todas las direcciones, son, tal vez, el mayor aliciente de la excursión.

Se puede subir desde el Este por la cuerda, desde Ventas de Zafarraya, o desde el sur, por Marchamona. Nuestra propuesta es desde el Noroeste, accediendo a la cuerda desde el lado contrario a Zafarraya.

El punto de partida está junto a la Venta de la Leche, en la carretera de Loja a Ventas de Zafarraya. Para llegar allí desde Málaga se puede optar por salir por la N-331 a Granada, seguir por la A-92M, tomar la salida 20 a Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco por la A-7203, atravesando ambas localidades. A continuación, tras la gasolinera que hay a la salida de Villanueva del Trabuco, se toma la carretera MA-4100, en dirección a Alfarnate, el Puerto de los Alazores y Zafarraya. Esta carretera pasa a llamarse MA-225 a unos 6.5 km y se sigue hasta conectar con la A-341, a 9.3km de la salida de Villanueva del Trabuco. Este cruce está al lado del Puerto de los Alazores. De él también sale la A-4152, que lleva a Alfarnate (tras tomar la MA-4101), Alfarnatejo (tras tomar la MA-4102) y Colmenar.

Se sigue por la A-431 en dirección a Zafarraya y tras 5 km, en el kilómetro 22, poco después de pasar una cantera que queda a la izquierda de la carretera, y justo a la altura de la Venta de la Leche, se sale de la carretera a mano derecha por un carril de tierra (hay otra salida unos 850 m después y se puede ahorrar andar ese trozo de carril).

Se anda por el carril, que discurre paralelo a la carretera, poco más de un kilómetro. Se llega a un tramo donde ya no hay valla y nos dirigimos al encinar que queda a la derecha. Se cruza el encinar y se bordea el pequeño promontorio que hay tras él girando a la izquierda. Así se desemboca en una vaguada por la que andaremos en línea recta unos 500 m. Saldremos de la vaguada hacia la derecha (en dirección Sur), con intención de empezar a subir la falda de la cuerda que acaba llegando a la Torca. Desde este punto no hay camino marcado, sino a ratos un camino de ganado que se pierde de vez en cuando. Este tramo discurre por lapiaz hasta la cumbre, sobre todo por la cuerda. Sin embargo, si está seco, no entraña una alta dificultad.

El recorrido no es muy largo, algo menos de 5 km desde la Venta de la Leche a la cima, por lo que puede hacerse en los días cortos inviernos. Excepto en el encinar, apenas hay sombra y no hay ninguna fuente, por lo que no parece aconsejable para días de verano. Aunque hay mucha parte de la lapiaz, sobre todo al final, no es mayor problema, excepto si está mojado, porque cuando está resbaladizo resulta más peligroso. La primera parte del paisaje es rural, con cultivos y encinar adehesado para ganado. También hay quejigos. La parte más forestal del recorrido se inicia en el encinar por el que salimos del carril y tras el cual hay poca arbolado, salvo algunas encinas sueltas. Las vistas desde la cima son magníficas sin prácticamente ninguna masa que oculte parte del horizonte.

En la recopilación de vértices geodésicos del Insitituto Geográfico Nacional, se habla del vértice geodésico de La Torca, incluyendo el acceso desde la salida de la carretera que hay al lado de la cantera. José Antonio también cuenta en su blog su subida a La Torca. El Club Alcalareño de Montaña también cuentan en el foro cómo ascendieron.


Estas son las fotos de la excursión.