25 nov. 2007

De Ronda al Cortijo de los Quejigales por Sierra Hidalga (17/nov/2007)

El sábado 17 de noviembre de 2007 volvimos a la Sierra de las Nieves, esta vez para hacer una travesía de la Sierra de la Hidalga, que recorrimos hace un par de años, al cortijo de los Quejigales. En esta ocasión reunimos un grupo de 20 personas. De Málaga, los autores Ernesto, Arantza, Teresa, Arturo, Pepe Mayorga y Juan Antonio, y los meritorios Lola Peña, Pepe Caballero, Marcelo, José María, Lola Merino, Diego, Pilar y Javier. De Granada, nuestros querido amigos Pepe Terrón, Antonio, Paco, Ana y Noni.

El objetivo, que sorprendentemente cumplimos con precisión helvética, era una travesía desde Sierra Hidalga hasta el Cortijo de los Quejigales, pasando por el Camarolo del Queso, Puerto Frío y los cortijos del Sabinar (bajo y alto). Algunos empezaríamos a andar en Ronda por el camino a Lifa, mientras que otros llevarían los coches necesarios al Cortijo de los Quejigales y volverían con un par de coches hasta el inicio del cortijo de los Peñoncillos, a partir de donde el guarda no nos dejó pasar los vehículos en nuestra anterior visita a Sierra Hidalga.
Seguir Leyendo
Así pues, los peatones empezamos a recorrer el carril del GR-243 (a Lifa y que conecta con el camino a El Burgo) y, efectivamente, algo más de una hora después, los conductores nos alcanzaron, poco después de traspasar la entrada al cortijo. Ya todos juntos iniciamos la subida a Puerto Frío, la subida más escarpada del día, con dos vallas en el camino, una en primer muro rocoso, El Filar, y otra tras Puerto Frío. No encontramos la portilla de la segunda valla, por lo que tuvimos que improvisar varios métodos alternativos. Esta fue la zona de lapiaz, hasta que bajamos al cortijo del Sabinal bajo, y por tanto, la más pesada de andar.

Nos detuvimos a comer a media bajada al Sabinal bajo, en compañía de un portentoso pinsapo solitario.

Ya en esa parte, pero sobre todo después de iniciar en los cortijos del Sabinal el camino al Puerto de los Quejigales, los geólogos estaban como niños en un zoo, recreándose en el espectáculo de los estratos, con sus anticlinales, sinclinales y pliegues en acordeón, dignos de figurar en los libros de texto como ejemplos perfectos.

La última parte fue tal vez la más bonita (aunque, por supuesto, es cuestión de gustos) por la cercanía de los pinsapos de las cañadas de la Sierra de las Nieves. Personalmente, aunque esa desolación pueda transmitirme de alguna forma cierta sensación de paz, preferiría que se recuperaran los pinsapares que las talas, incendios y pastoreo han eliminado.

Finalmente, tras algo más de seis horas de camino, tomadas con mucha calma, llegamos satisfechos y cansados al Cortijo de los Quejigales.

Esta es la descripción del camino:

Por el cruce a El Burgo de la carretera de circunvalación de Ronda, se accede al supermercado HiperSol, tras cuyo aparcamiento arranca el tramo del gran camino GR-243 marcado a El Burgo (24 km) y Lifa(9,5 km). Es un carril que se dirige al Este, inicialmente está asfaltado, y pasa a ser de tierra después. En el primer tramo se camina por un paisaje rural, con cultivos y casas, la Almola a la derecha (Sur) y Sierra Hidalga al frente (Este).

Siguiendo el carril,a 5,3 km, está la puerta de entrada al cortijo Los Peñoncillos, donde el guarda prohíbe entrar con vehículos, aunque pensamos que, por ser vía pecuaria, la ley obliga a permitir el paso de vehículos. Un poco después se pasa a un paisaje forestal, con los primeros encinares, la Sierra Hidalga ya queda a nuestra derecha y en frente está el Camarolo del Queso y Puerto Frío, siguientes hitos del recorrido. Unos tres kilómetros después de la puerta del cortijo, salimos del carril por un camino a la derecha, que inicia la subida, corta pero pronunciada, a una muralla rocosa frente a nosotros, El Filar. Ese camino se pierde rápidamente, pero tras unos pocos centenares de metros de subida, se llega a otro camino, que llanea por la falda de la ladera donde estamos. Seguimos ese camino unos quinientos metros en dirección a Sierra Hidalga, hasta llegar al punto donde está la portilla de la verja que nos corta el paso.

[Este camino rodea Sierra Hidalga por el Norte. Existe otra opción, que la rodea por el Sur, siguiendo por el camino del Espinarejo, otro cortijo en ruinas. El camino del Espinarejo se puede tomar desde varios sitios, la carretera de Ronda a San Pedro, desde el Camino Calvente, un poco más al Norte o desde alguna de las salidas del carril de Lifa. En Google Maps se ve muy bien la conexión del camino del Espinarejo con el del Puerto de los Quejigales, a la altura del Cortijo del Espinarejo. Esta parece ser la ruta esbozada en Sierra de las Nieves. Cortijo de los Quejigales-Carretera de Ronda en la Web Oficial de Turismo de Andalucía].

Tras subir el camino a dicha portilla, cruzarla y volver a dejarla bien cerrada, dejamos el Camarolo del Queso a nuestra izquierda y continuamos a Puerto Frío (dirección SE, casi al frente, pero derivando a la derecha). Esta parte es el principio del lapiaz por el que andaremos hasta el cortijo del Sabinal Bajo. Tiene muy poca vegetación, pero sirve de guía un solitario pinsapo por cuyo lado pasaremos. Tras el pinsapo, se llega a Puerto Frío, con el premio de las vistas a la Sierra de las Nieves, con, por ejemplo, el Peñón de los Enamorados en frente y el Peñón de Ronda a la derecha.

El paso a la otra vertiente del puerto está cortado por otra valla metálica, cuya portilla se puede encontrar entre los pequeños arbolitos. El siguiente hito del camino es el cortijo del Sabinal Bajo, que está en el fondo del valle que hay en frente de nosotros, separándonos de la Sierra de las Nieves. En este tramo no hay camino, se puede seguir el Peñón de los Enamorados como referencia hasta que se ven en el fondo del valle las ruinas del cortijo del Sabinar Bajo, junto al arroyo del Sabinal. Desde que se deja el carril a Lifa hasta el cortijo hay unos 4 km. Subiendo el curso del arroyo, a nuestra derecha según bajamos, y en compañía de algunos nogales, se llega tras unos 500 m, al cortijo del Sabinar Alto, éste con una parte antigua y un edificio nuevo.

Desde el cortijo parte el Camino del Puerto de los Quejigales que nos lleva, sin confusión posible, hasta el cortijo de los Quejigales, a unos 5 km de distancia. La primera parte discurre por el mismo terreno calizo con poca vegetación. Podemos ver la Sierra Hidalga desde atrás, y posteriormente las cañadas de la Sierra de las Nieves con sus pinsapares, a las que el camino nos acerca. En este tramo el paisaje empieza a cambiar y se anda cerca de los pies de las cañadas por un bosque con numerosos pinsapos y pinos. El camino acaba llegando a un cruce, en el que giramos a la derecha para entrar en el pinar que nos lleva finalmente al Cortijo de los Quejigales.

Todo el trayecto por la parte caliza (el lapiaz y el camino de los cortijo del Sabinal al de los Quejigales) se pueden ver perfectamente los pliegues y choques de los estratos.

La distancia recorrida desde el inicio del GR-243 hasta el Cortijo de los Quejigales es de unos 16 kms, primero hacia el Este, hasta Sierra Hidalga, y después prácticamente al Sur. Tiene más subidas (todo el camino en mayor o menor medida hasta Puerto Frío, y la parte de aproximación a las cañadas) que bajadas (de Puerto Frío al cortijo del Sabinar Bajo). La ruta no exige dificultades técnicas, aunque, por supuesto, caminar por el lapiaz (algo más de 2 km), es incómodo, pero en este caso no muy difícil. Por el lado logístico, al ser una travesía longitudinal, hay que dejar coches en el final para poder volver al inicio (o contratar un microbús que espere en el final).

En la ruta De Ronda a Quejigales por Lifa, del C.I.T. Serranía de Ronda, explican magníficamente una variante de la misma excursión (por el camino y el cortijo del Espinarejo en vez de por los cortijos del Sabinal y el camino del Puerto de los Quejigales).


Estas son las fotos de la excursión.


24 nov. 2007

Por el camino de Pocopán, en los Montes de Málaga (10/nov/2007)

El sábado 10 de noviembre de 2.007 salimos bajo la convocatoria de la Asociación de Amigos del Jardín de la Concepción. De nuestros habituales estábamos Ernesto, Arantxa y Teresa por parte de los autores y Lola Peña, con su sobrina Elena, Marcelo y Pilar con Mario y José María, con Héctor y Carmen.

El recorrido previsto era una ruta suave y corta que rodeaba el camino al mirador de Pocopán desde los Llanos de la Contadora. Sin embargo, la convocatoria ocultaba una sorpresa. En vez de empezar a recorrer el camino previsto, tomamos un precioso camino que también sale del Llano, pero en sentido contrario, hacia el mirador Francisco Vázquez Sell, donde nos esperaba una sesión de trabajos forzados. Dos guardas forestales y otros miembros de la Asociación de Amigos del Jardín Botánico-Histórico de la Concepción estaban ya en el mirador, junto a una veintena de agujeros ya hechos, desde el acceso desde el carril al mirador, plantones de encinas y pinos, sacos de tierra vegetal y aperos de labranza para plantar los árboles en los agujeros para conseguir una hilera verde y con sombra en el futuro. En una hora y media, y bajo la experta dirección de los guardas forestales, completamos la tarea, con el añadido de haber apreciador la dureza del trabajo manual, aunque fuera de manera breve.
Seguir Leyendo
Tras finalizar la tarea, volvimos al Llano de la Contadora por el mismo camino y empezamos la ruta alrededor del camino de Pocopán. Salimos del Llano de las Contadoras por el camino que, según las indicaciones de piedra, lleva a Torrijos y Serranillo. Al poco, dejamos el carril por un camino a nuestra izquierda, en el que, además de muchos pinos, encontramos setas y sabrosos madroños. En un par de kilómetros volvimos a encontrarnos con el camino a Pocopán, que sigue hasta el cortijo de Jotrón. La vuelta al Llano tampoco la hicimos por el carril, sino que bajamos a un camino que discurre "casi paralelo". El camino acababa contactando con otro carril y en poco más de 2 kilómetros desde el cruce con el camino a Jotrón, habíamos vuelto al Llano, habiendo dado un agradable paseo, la mayor parte del tiempo entre árboles.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Al Llano de la Contadora se llega desde Málaga por la A-7000, la carretera de Málaga a Colmenar, o carretera de los Montes, o antiguo camino a Granada. Se toma la salida hacia la izquierda a la altura de la Fuente de la Reina. Tras 2,1 km se llega al Llano de las Contadoras, muy cerca del Aula de las Contadoras.

Al mirador de Francisco Vázquez Sell se puede llegar directamente desde el carril de la Fuente de la Reina al Llano, tomando un carril a mano izquierda justo después de una pronunciada curva a derechas, aproximadamente a 1.5 km de la Fuente de la Reina. También se puede llegar desde el Llano de Contadora por un camino que parte desde el lateral oeste del Llano (a nuestra derecha según subimos desde la Fuente de la Reina). El camino empieza bajando hacia el sur, paralelo al carril, y gira al oeste, hasta llegar al mirador. En este caso la distancia es de 1 km, aproximadamente.

La ruta que seguimos rodeando el camino del mirador de Pocopán empieza en el Llano de las Contadoras, por el carril indicado a Torrijos. El carril empieza a bajar y, a unos 600 m., un camino a mano izquierda, que está cerrado con una cadena, se adentra en el monte. Este camino traza un arco en dirección NO y en 1.5 km llega a un cortafuegos que, tras cruzarlo, en 200 m nos lleva otra vez al camino de Pocopán. Podemos ver el mirador encima de una colina, a 300 m de nosotros por el cortafuegos. Para volver al Llano no tomamos el carril, sino que lo continuamos en dirección al cortijo de Jotrón unos 200m y salimos de él por un camino a la izquierda, justo a la altura de la indicación del mirador de Pocopán. Este camino gira y discurre paralelo al carril en dirección SE, gira al SO y acaba convergiendo con otro carril, que discurre paralelo al camino de Pocopán, pero más bajo. Este carril acaba por encontrarse con el camino que lleva al Área Recreativa de la Contadora, poco antes del Llano, al que se llega en breve. La distancia desde el cruce con el mirador hasta el Llano es de unos 2,2 km.

En esta página sobre el Parque Natural de los Montes de Málaga tienen una colección de itinerarios, al igual que en esta página de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.


Estas son las fotos de la excursión.


4 nov. 2007

El valle del Genal (27/oct/2007)

La Asociación de Amigos del Jardín Botánico Histórico de la Concepción había organizado para el sábado 27 de octubre de 2007 una excursión por el valle del Genal con el propósito de disfrutar del espectáculo de colores de los castaños en otoño. Muchos de los que salimos al campo somos amigos del Jardín (Ernesto es miembro de la Junta) y era una excursión que parecía apropiada para niños, por lo que nos unimos a la excursión. Concretamente, éramos Ernesto, Arantza, Teresa, Lola Peña, Marcelo y Pilar, Antonio, Julen y José María. También fueron los benjamines Mario, Héctor y Carmen.
Seguir Leyendo
Seguimos una ruta circular con inicio y fin en Parauta, pasando cerca de Cartajima e Igualeja. Ernesto construyó la ruta uniendo parte de la ruta PR-A 222 (de Parauta a Cartajima), la ruta PR-A 226 (de Parauta a Igualeja) y el camino de Cartajima a Igualeja. El día empezó nublado y acabó lloviendo, por lo que no pudimos parar a comer en medio del camino, como era la intención, sino que hicimos todo el recorrido y nos dimos un merecido almuerzo tardío en Parauta.

Además de los montes cercanos cubiertos de árboles multicolores y los pueblos de alrededor, buena parte del camino teníamos a la vista los riscos de Cartajima, la mole de la Almola y Jarastepar, que visitamos en otra ocasión.

A continuación copio y pego la descripción de la ruta del maestro Ernesto.

Partiendo de Parauta (800 m.a.), pasamos por el Ayuntamiento hasta la parte baja del pueblo para tomar el camino del Molino Real. A poco de empezar, en una curva hay un doble pilón para las bestias, luego una fuente única con arco. Seguimos bajando entre castaños (Castanea sativa), encinas (Quercus ilex), algún quejigo (Quercus faginea), madroños (Arbutus unedo) y zumaques (Rhus coriaria), que antaño se recolectaban para utilizarlos como curtientes.

Al llegar al río (600 m.a.) hay que vadearlo a la altura de los restos del Molino Real, siguiendo por las choperas (Populus nigra) hasta vadear de nuevo el río y tomar hacia el Este (izquierda) para subir la Loma de Igualeja; llevaremos tres kilómetros escasos. Los primeros 200 metros por un camino hasta una casilla de aperos y luego por carriles (hay que seguir siempre el principal) hasta la cima de la loma donde se llanea unos quinientos metros hasta que veamos el poste de un PR (amarillo - blanco), que es el camino que viene de Igualeja (estaremos de nuevo a unos 800 m.a. y habremos recorrido unos 6 kilómetros). Seguimos a la izquierda (Oeste) bajando por el camino que recorre el castañar.

A dos kilómetros escasos llegamos de nuevo al río (unos 700 m.a.), que vadeamos, y comenzamos a subir por un carril que en otros dos kilómetros escasos nos lleva a Parauta. Entramos por la parte alta del pueblo y pasamos por la espléndida encina de Vallecillo.

La distancia total son 10 kilómetros escasos. El desnivel acumulado son 300 metros. Es un recorrido circular todo tiempo entre castaños.

Hay dos libros que explican muy detalladamente los senderos de la zona, Valle del Genal. Guía del excursionista y Serranía de Ronda. Guía de Senderos. Entre las rutas de Pasos Largos hay siete del valle del Genal, dos de ellas desde Parauta. Algunas excursiones están explicadas en detalle, la travesía Valle del Genal y de Parauta a Igualeja.


Estas son las fotos de la excursión.