22 nov. 2006

Fotos aéreas de montañas de Málaga

Nuestra querida Lola Peña, la fotógrafa oficial del grupo, no descansa ni cuando se va de viaje y nos regala estas magníficas fotos hechas desde el avión.

A disfrutarlas.


7 nov. 2006

Sierra Prieta (11/nov/2.006)

El sábado 11 de noviembre de 2.006 fue la excursión a la Sierra Prieta. Nos reunimos 21 personas. Entre los habituales: Ernesto, Arantza, Teresa, Juan Antonio, Arturo, Alberto Cuevas, Pepe Mayorga, Semi, Lola Gálvez y Alberto, Pepe Caballero, Lola Peña, Pilar, Pilar, José María y Ángel. Hubo 5 caras nuevas, las de Pepe Ortuño, por parte de Pepe Mayorga, Roberto, por parte de Pepe Caballero, otro Roberto por parte de Pilar, y Antonio y Pablo, del grupo de los Amigos del Jardín de la Concepción.

El día fue magnífico, y tras unos días de lluvia abundante, disfrutamos un cielo completamente despejado y un sol radiante. Sólo en la parte superior de la subida y la cima el viento, fuerte y fresco, daba una sensación térmica fría y nos obligaba a vestir prendas de abrigo.

La ruta escogida para subir a la Sierra Prieta es la que parte del Puerto Martínez. Desde Málaga se va a Casarabonela por la carretera A-357 (carretera del Guadalhorce) y el desvío a Zalea y Casarabonela. Ya en Casarabonela, se coge la carretera MA-445, que lleva al Burgo y a Ardales, hasta Puerto Martínez. En el puerto hay un área recreativa que aprovechamos para reagruparnos en los coches e ir sólo en todoterrenos. Esta precaución fue innecesaria porque el camino que tomamos estaba en muy condiciones e incluso un heroico Ford Fiesta lo recorrió sin incidencias.

En el área recreativa hay indicaciones de otros dos caminos. Uno es el "De Puerto Martínez a la Carretera del Burgo al Pantano (Camino de Casarabonela a Cañete la Real)", de 7 kms. de longitud y que dice llevar de la MA-404 (Puerto Martínez) a la MA-446. Parece ser un error porque la carretera donde está Puerto Martínez es la MA-445, no la MA-404. El otro camino es el PR-A 271, de Puerto Martínez a Alcaparaín, de 3,5 km. Ambos cuentan con un mapa y una breve descripción.

A unos 50 ó 100 metros del área de descanso, siguiendo por la carretera el sentido que llevábamos, parte un camino de tierra por la parte izquierda que hace una curva ascendente muy pronunciada hasta hacerse casi paralelo a la carretera, pero en sentido contrario. Este camino es parte de la ruta PR-A 270, que lleva hasta la Fuente de los Hornaos, a 8 kms y transcurre por la ladera de las montañas a cuyos pies se encuentra Casarabonela.

El primer elemento de interés que encontramos en el camino, a unos 800 m del inicio, son unos restos de una antigua calzada, convenientemente señalizados. Aunque tienen atribuidos un origen romano, en el grupo se afirmaba que era de origen medieval. Los restos están bien conservados y llevan hasta Casarabonela, la mayor parte del tiempo entre pinares. Más tarde encontramos el lugar desde el que despegan los practicantes de parapente que vuelan en aquella zona. Después encontramos una indicación de la ruta PR-A 270.1 a Puerto Jácara. Se sigue el camino hasta llegar a una señal posterior que indica el acceso al Puerto de la Madera. La misma señal también indica que, siguiendo el camino, la Fuente del Hornao está a 1 km y que, volviendo por donde veníamos, el Camino de la Dehesa está a 7 km. Según nuestras medidas, esta señal está a 7'7 km desde el principio del camino. Durante el camino en coche hasta esta indicación se disfruta de una vista magnífica del valle del Guadalhorce y de las diferentes sierras hacia el Este.

En ese punto, a 975 m de altura, dejamos los coches e iniciamos el ascenso por una vereda que está muy bien marcada hasta el Puerto de la Madera, a 600 m según la señal y 800 m según nuestras medidas. Aunque la subida no es larga, la pendiente es fuerte, el puerto se encuentra a 1.150 m y, como es el inicio del trayecto y el cuerpo no está aún habituado al esfuerzo, se puede hacer un poco cansada. Una vez llegados al puerto, las vistas se amplían por el Norte, con la llanura del valle del Guadalquivir, viéndose perfectamente parte de la provincia de Sevilla.

La vereda que sale a la derecha en el puerto zigzaguea, pasa por el Mirador de la Campana(antes hay un vereda a izquierda que indica al Vivero) y si se sigue bajando se puede llegar al camino de Espildora que termina en la Carretera de Casarabonela al Burgo, 2 km más abajo del Puerto de los Martinez, junto a un cartel informativo de la cañada Real Malaga-Ronda.

Nosotros seguimos la vereda por la izquierda, en dirección SO, que sigue estando perfectamente marcada. En este tramo, de unos 2 km según nuestras medidas, se va llaneando por la ladera de las montañas, siguiendo un trazado paralelo por arriba a la continuación de la camino de tierra por el que hemos venido en coche. Esta es una zona de tierra caliza, con abundantes afloraciones de rocas y está prácticamente desforestada, con muy pocos árboles, y cubierta de monte bajo. El paisaje sigue siendo espectacular, y es, quizás, el mayor aliciente de la excursión.

Tras unos 2 kilómetros de marcha se llega a un farallón que sobresale a la izquierda (hace a la carretera dar una curva en la misma dirección). Este saliente sirve de mirador y tras superarlo y cambiar de vertiente, la vista se amplía. De Norte a Sur se pueden ver: muy próximo el Grajo, Huma, la Capilla, la sierra de Alcaparaín, también cercana, la Chimenea, el Camorro Alto, el Torcal más a lo lejos, Cabra, las Pedrizas, Camarolos, los Tajos de Gomar, Sierra Nevada al fondo, con la Maroma delante, Navachica, el Lucero y el Cisne. También se ve Málaga y, hacia el Oeste, Cártama, al pie de la Sierra de su nombre, Alhaurín, la sierra de Mijas y Sierra Blanca. Sierra Nevada se veía extremadamente clara, y con gran cantidad de nieve, caída a la vez que las fuertes lluvias que habían caído en Málaga esa misma semana.

Es en este punto, justo después de pasar la divisoria de aguas de este saliente, donde empieza el tramo final de la subida. En esta parte el camino está mucho menos marcado que hasta entonces y es fácil perderlo. Para seguirlo hay hitos de piedra cada pocas docenas de metros. Tras un primer tramo de zigzagueo, la subida pasa a ser recta hacia arriba hasta la cumbre de la Sierra Prieta, que no se ve casi hasta que se llega a ella. Este el tramo más duro de la excursión, en 1 km de longitud, aproximadamente, hay que salvar unos 300 m de desnivel. Invertimos algo menos de 45 min en recorrerlo.

La cumbre está coronada por un vértice geodésico y se encuentra a 1.515 m de altura. La vista desde allí está libre en casi todos los puntos. Sólo hacia el Oeste la continuación de la sierra hasta la Cabrilla impide una visión totalmente despejada. A los pies de la sierra al Sur se ve Alozaina y Yunquera un poco más al Oeste. Si nos asomamos hacia la cara Norte, se puede ver el Burgo y valle del Turón. Por el Oeste, tras la Cabrilla, se ve la Sierra de las Nieves, majestuosa.

Tras comer bajo la protección de un saliente, nos asomamos por la cuerda en dirección Oeste para contemplar la Cabrilla, que no se ve directamente desde la cumbre de la Prieta, y ver si se podía llegar a ella fácilmente. Sin embargo, desde arriba no hay un camino claramente marcado hasta la Cabrilla y, aunque se adivina que se puede llegar siguiendo la cuerda de la sierra, no se ve una forma fácil de bajar las empinadas pendientes de la vertiente Oeste.

La vuelta la hicimos por el mismo camino, haciendo notar muchos de los participantes la dureza que implicaba también el descenso del tramo desde la cumbre hasta el saliente rocoso en el que cambiamos de dirección. En ese punto, tres de los participantes, Arturo, Juan Antonio y Semi, decidieron investigar si había otro camino alternativo hacia la cumbre que partiera desde el camino de tierra y subiera directamente por la base del saliente. Según dijeron cuando llegaron, manchados y sudorosos, en algunos tramos iniciales se adivinaba un antiguo camino que acababa por perderse definitivamente y que desembocaba en un tupido aulagar. Tenían la sensación de que sí que había habido en tiempos un camino pero que se había perdido por la falta de uso. De hecho, siguiendo por el camino de tierra, como a 1 km, hay una señal antigua de madera que reza "Camino a Sierra Prieta", indicando en la dirección a donde llegaron al camino los tres exploradores. Otra señal bautizaba la zona como "Llano de las Chachas".

En definitiva, es una excursión muy recomendable, con un paisaje precioso y tan claro que permite hacerse una idea muy gráfica de la geografía del valle del Guadalhorce. No es excesivamente dura, en especial en la zona en la que se llanea entre el puerto de la Madera y el inicio de la ascensión a la cumbre, que sí es más exigente. La falta de sombra y el tiempo relativamente corto que se necesita para realizarla, aconsejan que se haga en otoño o invierno.

Otras páginas con rutas a Sierra Prieta:
- Subida a Sierra Prieta en sierranieves.com. Esta versión de la subida es desde Yunquera, por la vertiente Sur.
- Ascensión a Sierra Prieta desde Casarabonela en PasosLargos. Esta ruta es similar a la que hemos seguido nosotros, pero parten a pie desde el pueblo y conectan con el camino de tierra por la ruta PR-A 270.
- Prieta y Cabrilla, en Hipanyma. Esta ruta parte, como la nuestra, del carril de tierra de la PR-A 270, pero en vez de coronar Sierra Prieta, llegan a la meseta de Sierra Cabrilla.

Estas son las fotos de la excursión.